Portada

El Real Madrid de Zidane sigue reinando en Europa (2-1)

Detalles
Compartir en La Tafanera
Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Cabozo

El Real Madrid vuelve a ganar la Supercopa de Europa un año después, esta vez ante el Manchester United. Casemiro adelantó a los blancos en el primer tiempo e Isco amplió distancias en el segundo, mientras que Lukaku las acortó pocos minutos después. Sexto título para Zinedine Zidane en apenas año y medio.

En plena vorágine por la sorprendentemente desastrosa pretemporada merengue (siempre en cuanto a resultados), desde la Casa Blanca se pidió tranquilidad. Se apeló al trabajo físico, muy duro, y a meros despistes que serían corregidos en los partidos oficiales. Nada grave. Algunos afilaban ya sus mejores cuchillas, pensando quizás en cómo rebanar el inmaculado pescuezo de Zinedine Zidane. 90 minutos más tarde, las armas vuelven a quedar confiscadas.

El Real Madrid retomó el fútbol donde lo dejó hace dos meses en Cardiff. Como si nada hubiera pasado en Estados Unidos. Con un once casi idéntico (cambiando a Cristiano Ronaldo por Gareth Bale), la maquinaría funcionó tal y como lo hizo ante la Juventus. Incluso se permitió ceder terreno durante un comienzo algo dubitativo, con el United llevando la voz cantante. Unos primeros diez minutos que recordaron los males norteamericanos.

Casemiro, empeñado en ser el mejor todoterreno del mundo (si no lo es ya), empezó a decantar el partido del lado merengue. Primero, estrellando en el larguero un remate en un saque de esquina a los 15 minutos. Después, abriendo el marcador. El brasileño volvió a lucirse en una final, igual que en junio, y transformó una exquisita asistencia de Carvajal. El lateral lanzó un pase a la espalda de Lindelof y el centrocampista tiró el desmarque, lanzándose al suelo para rematar en el área, cruzando su disparo. Un gol de puro nueve.

La bronca de Mourinho a los suyos en el veraniego parón por el calor pasada la media hora del partido no fue casual. El Manchester United dejó la final. Desde que el factor Casemiro entrase en acción, el partido tomó color blanco (o negro, el que le tocó a los españoles en Skopje). Isco regaló una exhibición como mediapunta, dando juego a unos Bale y Benzema a los que solo les faltó el gol. El galés, en especial, completó una actuación más que notable. Su futuro, si es que alguna vez estuvo en duda, parece más claro que nunca.

Tras el descanso, fueron precisamente los tres mencionados quienes terminaron de cerrar el partido. Benzema recibió en la banda izquierda y buscó a Isco dentro del área. El malagueño, con dos defensas enfrente, buscó la pared con Bale para progresar. Le salió a la perfección. El 22 se quedó completamente solo ante De Gea, al que batió por bajo con un sutil toque.

Unos segundos más tarde, Gareth Bale pudo convertir el choque en una goleada tras dejar la portería temblando con un misil. El extremo recibió en la esquina derecha del área sin oposición, se acomodó el balón y lo golpeó con violencia, buscando un disparo imparable. De Gea ni lo vio, en efecto, pero la pelota golpeó la madera, rebotó en el suelo y salió disparada.

El partido pudo recobrar la emoción en el ecuador del segundo tiempo, cuando Lukaku al fin encontró la portería de Keylor Navas. Matic, uno de los flamantes fichajes del United, probó al guardameta tico con un duro disparo desde la frontal. El arquero lo rechazó como pudo, pero ahí apareció el belga para fusilarle a placer. Instantes antes tuvo una ocasión calcada, esta vez tras un buen cabezazo de Pogba dentro del área, pero su remate se perdió incomprensiblemente por encima del travesaño.

Con Cristiano Ronaldo ya en el terreno de juego, el crédito volvió a ser para los cancerberos. En la recta final, primero Keylor y después De Gea (¿presente y futuro del Real Madrid?) evitaron que se moviera el marcador. El costarricense salvó un mano a mano ante Rashford con soltura, mientras que el español voló espectacularmente para despejar un remate a bocajarro de Marco Asensio. La asistencia fue de Lucas Vázquez, que brilló en la banda derecha regateando a dos defensores como antaño (a uno, hasta dos veces) para buscar el pase de la muerte desde la línea de fondo.

Fue la guinda al pastel de merengue, que sigue sumando ingredientes a su receta. De momento, Zidane ya ha añadido seis en un tiempo de preparación de apenas 18 meses. Y solo en unas semanas pueden ser siete, si el Barça lo permite en la próxima Supercopa. El Real Madrid ha vuelto de las 'vacaciones'.

  • Ficha técnica

REAL MADRID: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric, Isco (Marco Asensio, 74'); Bale (Lucas Vázquez, 74') y Benzema (Cristiano Ronaldo, 83').

MANCHESTER UNITED: De Gea; Valencia, Smalling, Lindelof, Darmian; Ander Herrera (Fellaini, 56'), Matic, Pogba, Mkhitaryan; Lingard (Rashford, 46') y Lukaku.

Goles: 1-0, m.24: Casemiro. 2-0, m.52: Isco. 2-1, m.62: Lukaku.

Árbitro: Gianluca Rocchi. Amonestó a Lingard (41'), Carvajal (84'), Ramos (85') y Rashford (94).

Estadio: Nacional Arena Felipe II (33.460 espectadores)

Twitter: @NJSaez

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar
   

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
ARAB 
© Manda Pelotas