La naranja podrida

el-mundo.net

El Real Madrid vuelve al Bernabeu y lo hace dejándose por el camino a su última gran familia internacional. Familia en sentido figurado, ya que las juergas, la indisciplina y el rendimiento deportivo de sus componentes no es que fuesen ejemplares precisamente. Como los brasileños en su momento, el clan tulipán abandona Concha Espina con más sombras que luces.

El nuevo Madrid de Mourinho (frase que no nos cansamos de repetir) se estrena ante su público sin acento holandés. La gran baza de Calderón, el quinteto oranje, ha sucumbido en tan solo dos años, el tiempo que lleva Florentino Pérez al mando de la nave blanca. El final no ha sido feliz y tal vez tampoco apropiado en algunos casos. Pero casi nunca lo es cuando se extirpa a todo un grupo de compatriotas.

El principio de este fin es de sobra conocido. Más que nada, por el huracán de tinta y noticias que provocó en la prensa deportiva. Sneijder y Robben abandonaban el club el verano pasado por necesidad económica. Pellegrini afirmó contar con ellos de manera tajante, pero el club decidió hacer caja y los vendió a Inter y Bayern de Múnich. No fue una decisión popular y se filtraron diferentes informaciones con tal de buscar el apoyo de los aficionados. Que si Sneijder era un hombre de mal vivir, que si Robben solo jugaba 1 de cada 3 partidos por lesiones…

Fuesen más o menos ciertos aquellas publicaciones, lo único cierto es que los equipos de ambos jugadores llegaron a la final de la Champions League con el incentivo de haberlo ganado todo en sus respectivos países. Y lo que es peor (al menos para la directiva blanca), con los holandeses como estrellas indiscutibles en cada proyecto. A día de hoy, incluso figuran entre el elenco de favoritos para el Balón de Oro 2010.

¿Fue un error traspasarlos? Con la perspectiva del tiempo parece absurdo plantearse tan siquiera la pregunta. Ambos han demostrado su categoría tanto durante la campaña con sus clubes como en el propio Mundial, donde alcanzaron también la final con su selección (Sneijder siendo uno de los Pichichis, todo sea dicho). No obstante, en el verano de 2009, la decisión era tan confusa como arriesgada. Robben había sido la estrella indiscutible del Madrid de Juande Ramos, aunque este acabó la liga defenestrado y el tulipán era una incógnita continúa por su estado físico.

Su compañero Wesley había dejado muestras de su excelsa calidad, pero no había encontrado regularidad. Para rematar la faena, su barriga crecía al ritmo que lo hacía su fama de rey nocturno, llegando a ser apodado ‘Whisky’ Sneijder. El cambio de aires debía de haber beneficiado a ambos (y desde luego lo hizo) y también al propio Real Madrid, que los sustituía por dos Balones de Oro como CR7 y Kaka’.

Al final, pasó lo que pasó. Apenas tres meses después de que ambos fuesen traspasados, Van Nistelrooy, quizás el mejor holandés del que ha disfrutado el Real Madrid, ponía rumbo a la Bundesliga. De él no existían dudas acerca de su rendimiento o de su profesionalidad, pero si de su titularidad con Higuaín, Benzema, Ronaldo y Raúl disputándose la delantera.

Así llegamos hasta hoy, cuando la particular ‘limpieza’ se cumple con la venta in extremis de Van der Vaart y la cesión de Drenthe. A Rafael le cierran las puertas del Bernabeu los mismos motivos que a Van the Man, ya que Canales, Özil, Granero y el tullido Kaka’ son demasiadas patas para un banco. Drenthe en cambio busca en Alicante la tranquilidad y la confianza que le han faltado en Chamartín. Es el único que puede volver a representar a Holanda en el Real Madrid si se gana su vuelta al club.

A rey muerto, rey puesto; o al menos eso clamaba el refrán. Si al polémico y bailongo grupo de los brasileños lo reemplazó el de los holandeses, ahora son los argentinos y los portugueses quienes ocupan ese lugar, seguidos muy de cerca por los franceses y los alemanes. Al menos, no se trata de un único clan en el que confiar ciegamente. Los detractores, en cambio, siempre pueden recurrir a aquello de: si no querías caldo, toma dos tazas.

Twitter: @NJSaez

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies