Borussia de Dortmund, el futuro de la ‘industria pesada’

Allá por 1909 en la ciudad de Dortmund se fundó el Borussia, equipo que viviría su época de esplendor a finales de los 90, con el título de la Champions de la temporada 1996-1997 con míticos jugadores en sus filas como Andreas Moller, Jürgen Kohler, Chapuisat o el Balón de Oro, Matthias Sammer.

Pero este año en el Westfalenstadion están volviendo a reencontrarse como los dominadores de la Bundesliga. En 21 partidos, 16 victorias, 3 empates y 2 derrotas para un total de 51 puntos, con 46 goles a favor y 12 en contra, sitúan al equipo de la Renania del Norte con una ventaja de 12 puntos sobre el segundo, ventaja más que considerable a estas alturas de la temporada.

Estos resultados demuestran cómo se puede armar un equipo sin necesidad de gastarse amplias sumas de dinero, y confiando en la gente joven, porque amen del portero, todos sus jugadores de campo están por debajo de los 28 años, siendo mayoría los de 23. Es un equipo muy joven, que juega como el más experimentado, y a estas alturas de la temporada, sabiendo ya administrar la ventaja con la que cuenta.

Dirigidos por el también joven entrenador Jürgen Klopp, este sería el once tipo que presenta el Borussia habitualmente. Klopp un entrenador de 44 años, que aúna ese perfil tan de moda hoy entre los preparados, una mezcla entre amigo y profesor severo. No dije nada a la improvisación, amante del buen fútbol y de la liga española, imprime un gran carácter a su equipo en el que predomina la rápida circulación de balón y una buena presión con las líneas bien juntas. Es un equipo bien armado desde atrás que en todo momento sabe donde están sus limitaciones y que controla los partidos como un equipo grande.

Weidenfeller no es ningún Casillas, pero es un portero experimentado, que va bien por alto y que manda con corrección en su línea defensiva. Los sólo 12 goles en contra dan muestra de su buen hacer.

El polaco Priszcek y el joven alemán de 22 años Schmelzer son laterales cumplidores, que gestionan muy bien sus subidas al ataque, nunca serán un 10, pero siempre un notable, parafraseando a Mourinho. La línea defensiva la completan Hummels, un central de un gran nivel y con mucho futuro a sus 23 años. El Bayern de Munich ya ha puesto sus ojos en él, ya que es un defensa que domina todas las facetas del juego, buena colocación, buena salida de balón y va bien por alto; el otro puesto de central lo venía ocupando Subotic, un central correcto, pero por su lesión, el brasileño Santana ha encontrado su sitio en el once, para mí de los más flojos de los titulares.

En el medio del campo Kuba y Grosskreutz ocupan los teóricos interiores, pero con mucha movilidad,y sobre todo el segundo, viniendo mucho al centro. Tienen mucho oficio, y salvando las distancias podríamos compararlos con el trabajo de gente como Di María, todo por el equipo. Bender hace el trabajo sucio, pero también juega el balón cuando tiene que hacerlo. Y la manija del equipo la lleva el turco de 23 años, Nuri Sahin. Es el mediocentro creativo que muchos grandes de Europa necesitan. También es un centrocampista trabajador, pero destaca por su circulación de balón, su golpeo exquisito y su capacidad para marcar los tiempos de juego y llevar a su equipo al ritmo que necesita. Este verano saldrá de Dortmund con casi total seguridad, y como no el Bayern, el tiburón que todo lo arrastra en Alemania, puede ser su destino.

En el ataque Lucas Barrios es su hombre gol, quizás el jugador más conocido internacionalmente y de más experiencia. Por detrás toda la primera vuelta jugaba Shinji Kagawa, el fichaje estrella de la Bundesliga y la gran revelación del torneo por su gran rendimiento. Ojo porque podemos estar ante el primer japonés que emule de verdad a Oliver y Benji y se convierta en una estrella. Pero su pasó por la Copa de Asia le reportó una lesión que le tendrá apartado de los terrenos de juego casi con total seguridad hasta la próxima temporada. Su puesto lo ocupa el jovencísimo Mario Gotze de 18 años. Un jugador hábil, eléctrico y con mucha movilidad, el futuro de la delantera de la selección alemana.

Desde el banquillo gente como Lewandowski o Zidan, aportan experiencia y descanso a un equipo que parece tener la Bundesliga en el bolsillo. Veremos el año que viene cuántos de estos jóvenes jugadores son tentados por grandes equipos, y como dejan la plantilla del que va a ser campeón de alemán para afrontar su retorno a la máxima competición europea, la Champions League.

Twitter: @FraneteMontoya

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies