Al décimo día, el Giro descansó con Weylandt en la memoria

google.com

El Giro de Italia llega a su primera jornada de descanso con el gran favorito a la cabeza, Alberto Contador. Nueve etapas que no han dado ni un solo respiro y en la que los sprinters no han podido a penas disfrutar como es habitual en la primera semana de una gran vuelta. Todo marcado por el trágico fallecimiento de Weylandt en la tercera etapa.

La primera etapa, una contrarreloj por equipos, acabó como se esperaba y como ya adelantábamos en la previa de la ronda italiana. HTC ganando y su especialista contra el reloj, Pinotti vestido de rosa. Cerca quedarían Radioshack y el Liquigas de Nibali. Poca historia y pocas diferencias entre los que de verdad se jugarán la Corsa Rosa.

La segunda etapa estaba destinada a Cavendish, para vestirse de rosa y ganar su primera etapa. Se vistió con la maglia, sí, pero apareció ‘Ale Jet’ Petacchi para hacerse con la victoria en la volata de Parma. No sin polémica, el veterano velocista italiana se imponía ante un enojadísimo Cavendish que sabía que las opciones de victoria en este Giro son escasas y desperdiciar una llegada masiva puede ser definitivo.

La meta de Rapallo viviría sensaciones agridulces. La tragedia se cernía sobre la carrera. En el descenso del Passo del Bocco perdía la vida en una mala caída el belga del Leopard Trek Wouter Weylandt. Mientras en meta Ángel Vicioso celebraba la primera victoria española al imponerse al sprint a sus compañeros de fuga. Entre sus compañeros, dos españoles, Lastras y Dani Moreno, junto con Le Mevel y David Millar que se convertiría en nueva Maglia rosa. Tres líderes en tres días demuestran lo movida que estaba siendo la carrera.

La cuarta etapa no fue una etapa al uso. El pelotón recorrió los 216 kilómetros que separan Quarto dei Mille de Livorno de forma neutralizada, en homenaje a la memoria de Weylandt. Se vieron imágenes de gran emoción, lágrimas contenidas y otras a flor de piel. Las de su gran amigo Tyler Farrar que junto con los compañeros del belga abandonarían el Giro tras concluir la etapa. Un pelotón unido por una misma causa, como debería ser siempre.

Orvieto viviría otro cambio de líder en su rampa final. El holandés Pieter Weening remataba en los últimos metros al grupo de favoritos que no podían seguirle la estela. Una etapa marcada por la polémica del sterrato, tramos sin asfaltar peligrosísimos tanto para las caídas como para los pinchazos. Ninguno de los líderes sufrió percances importantes, pero si esto hubiese sucedido la polémica habría sido incendiaria.

La sexta etapa nos brindaría la segunda victoria española del Giro. Fran Ventoso se imponía en la llegada masiva de Fuiggi Terme. El del Movistar Team batió a Petacchi en un sprint que se hizo eterno. Picaba para arriba y no todos los velocistas puros se metieron en la pelea. Merecidísima victoria para el cántabro, que tras mucho pelear en el pelotón internacional llega a un equipo importante y lo agradece con una victoria de categoría. Ojo porque tendrá alguna oportunidad más de subir a lo más alto del podio.

El primer contacto con la montaña llegaría en la etapa express con meta en Montevergine de Mercogliano. 110 kilometros a ritmo de vértigo pero que a la postre demostró que más que montaña hablábamos de montañita. El belga De Clercq del Omega Pharma, aprovechó la permisividad de los capos de la carrera para sacar una ligera ventaja que a punto estuvo de perder en los metros finales ante el empuje de Scarponi y compañía. Diez metros más y al bueno de De Clercq se le habría escapado el triunfo ante el sprint del grupo de favoritos.

Una octava etapa a priori de transición e idonéa para los esprinters se vio sacudida por el primer golpe de moral de Alberto Contador. El rápido italiano del Farnese, Gatto, aprovechó el curveo final en Tropea para adelantarse a la volata, desarbolando el trabajo de los hombres de Cavendish. Contador conocedor del terreno y sabiendo de la rampa final, arrancó tras su estela sorprendiendo a todos sus rivales directos. En definitiva, etapa para Oscar Gatto y cinco segundos más los doce de bonificación a favor del de Pinto.

Para la novena etapa, y antes del descanso, Alberto Contador nos reservaba una auténtica erupción de ciclismo, y no la que hacía peligrar la etapa en la cima del volcán Etna. Sicilia, la tierra de Nibali, principal rival del español, iba a presenciar el primer golpe de mano del campeón del Saxo Bank. La doble subida al volcán Etna iba a dejar claro aquellos que quieren y pueden pelear por los puestos de honor del Giro de Italia. A siete kilómetros para la cima de la segunda y definitiva subida al Etna, Contador decidió no esperar más y se fue para arriba como si no llevará cadena. Scarponi intentó seguirlo en primera instancia pero el ritmo del de Pinto era insostenible. Victoria y maglia rosa. Nibali a 1.21, Scarponi a 1.28, Arroyo a 1.37 y Kreuziger a 1.41. Menchov o Purito Rodriguez quedan ya en la general a más de tres minutos y Sastre a cinco.

Y al décimo día, como reza el titular, el Giro descanso. Con una carrera que queda bajo la consigna de todos contra Contador, encontrándose el de Pinto en una situación inmejorable, tanto de piernas como de clasificación. Aunque todavía queda mucha tela que cortar en este Giro, porque lo más duro está por llegar. Y sobre todo, y por encima de los resultados deportivos, con Wouter Weylandt en la memoria de todos.

Twitter: @FraneteMontoya
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies