Laurent Blanc, Le President

Recordamos al mítico central francés, campeón del mundo y de Europa en 1998 y 2000, y actual seleccionador galo. Reanudamos el Salón de la Fama con uno de los emblemas de la mejor Francia de la historia.

Uno de esos centrales que dejan huella, la línea defensiva marcada por Thuram-Blanc-Desailly-Lizarazu es toda una leyenda en el país vecino, de hecho, Francia no perdió ningún partido con ésta zaga. Líder dentro y fuera del campo, era un central muy elegante, con buena salida de balón y contundencia en defensa, completísimo.

mirror

A nivel de selecciones es donde se le conoce verdaderamente, aunque jugó en Francia, Italia, Inglaterra y España, en equipos punteros de todas las ligas. Pese a ser central, un testarazo suyo significó el primer gol de oro de la historia de los mundiales, contra Paraguay, en el campeonato en el que, a la postre, serían campeonatos.

Y siguiendo con anécdotas de ese Mundial, el primero y único de Francia, Blanc solía besar la calva de Barthez a modo de amuleto de la suerte antes de cada partido. En semifinales el zaguero fue expulsado por agredir al croata Bilic (seleccionador actual) y no pudo jugar la final. Eso no le impidió besar la testa de su compañero pese a no jugar el partido. Y ganaron.

A nivel de clubes su palmarés no es tan abultado ya que las lesiones se cebaron con él y no tuvo demasiado éxito ni en el Barcelona (aunque en su única temporada ganó una Copa del Rey, una Supercopa y la extinta Recopa) ni en el Inter de Milán. Sus mejores años fueron en Francia, en el Saint-Etienne, el Auxerre y sobre todo el Marsella, donde se ganó el apodo de El Presidente. Empezó su carrera como interior derecho y tenía mucho gol. 

guim

Como técnico su carrera es meteórica. En dos años llevó al Girondins de Burdeos a clasificarse para la Champions en su campaña de debut y en la siguiente logró el título de liga (2009) y llegar a cuartos de final en la Champions League. Gourcuff, Chamack y Alou Diarra eran las claves del equipo.

Desde que es seleccionador, ha rejuvenecido y revolucionado a Francia y ahora su equipo practica un vistoso 4-2-3-1, el tiqui-taca galo. Aunque el equipo sigue en fase transitoria, tiene futuro, tanto la selección como el propio Blanc. Fenómeno.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies