Quiero creer en Armstrong

Tras años de diversas acusaciones y estar siempre en el punto de mira, la USADA, (Agencia Antidopaje de Estados Unidos) ha acusado a Lance Armstrong de dopaje sistemático. Podría perder sus siete Tours de Francia y lo que es más triste, la veracidad en este deporte estaría herida de muerte.

Leído el informe de la USADA, me quedo helado. O es la mayor caza de brujas de la historia del deporte, o Armstrong, Bruyneel y compañía son unos grandes mentirosos.

Quiero creer que no. Quizás las autoridades deban levantar la vara de medir como la levantan en otros deportes que dan espectáculo como el baloncesto de la NBA .No quiero decir que en la NBA se dopen. Pero tres partidos a la semana requiere un esfuerzo extra que sólo con pasta y fruta no es suficiente para el organismo. De hecho, una pastilla de ‘couldina’ para un simple catarro ya está estipulado como sustancia que puede dar positivo en un control. Nadie quiere tramposos, de acuerdo, pero quizás con el ciclismo se es más firme que en otros deportes. No sé…a veces nos perdemos en los argumentos y los razonamientos, pero es curioso, casi todos los grandes ciclistas de los últimos quince años han estado envueltas en sospecha de dopaje. Unos lo han reconocido, otros no. Pero no son casos aislados. Es lo que duele. ¿Estamos engañados o no se es justo con el ciclismo?

Pero una cosa está clara, las pruebas son las que son y contra eso no se puede ir. A parte de con Indurain, que me pillaba bastante jovencito, he vibrado con Armstrong y sus hazañas desde aquel 1999. ¿Será todo mentira? Quiero creer que no. La Operación Puerto ya hizo mucho daño y vi como ídolos como Roberto Heras u Oscar Sevilla, eran acusados de dopaje. Fue un golpe duro del que sin embargo, el ciclismo español se recuperó. Aunque recientemente los casos de Valverde (injustamente) y Contador(creo en su inocencia) han vuelto a salpicar al ciclismo español.

Recuerdo cómo ese U.S Postal barría en el Tour. Armstrong recuperado y habiendo ganado al cáncer mostraba una rabia en carrera y potencia nunca vista antes. Era un ‘rodillo’. El tejano ya había avisado de su potencia siendo joven. Incluso cuando corría en Motorola ya vistió de amarillo en uno de las cinco ‘grande Boucle’ del gran Miguel Indurain y en 1993 ya fue Campeón del Mundo en ruta. Pero tras avisar en la Vuelta a España de 1998 con una cuarta plaza, al año siguiente empezó su monopolio.

Nadie podía con él ni con su equipo. Ullrich, Beloki, Pantani, Zulle, Virenque, Botero, Basso… año tras año, el US Postal se mostraba intratable. Armstrong se rodeaba de los mejores. Sus gregarios eran ‘top’ y llama la atención que los que dejaron de ser ‘cola de león’ para ser ‘cabeza de ratón’ en otros equipos, luego estuvieran envueltos en escándalos de dopaje: Primero Roberto Heras, que en la operación Puerto, en 2005 vio cómo se acababa su reinado siendo ya corredor de Liberty. Luego el líder del CSC, Tyler Hamilton, uno de los guardianes de Armstrong en los primeros tours, también daba positivo. Era sorprendente el rendimiento de Hamilton en la montaña del Tour de 2003 ganando incluso en una etapa con final en Bayona con la clavícula rota, o en los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004.

Floyd Landis fue un caso parecido: lugarteniente de Lance en US Postal, luego líder del Phonak, Tour ganado en 2006 y finalmente desposeído a favor de un Óscar Pereiro que nunca se ha acabado de sentir un ganador 100% del Tour. Y no porque el gallego no se lo mereciera, que se lo merecía por ser tan combativo tanto en Phonak como en Illes Ballears, si no por la forma en que obtuvo el premio y el reconocimiento.

Con ese panorama, no podemos si no pensar mal. Aunque nos duela. Recientemente, tras diversas acusaciones, rumores, noticias, la USADA ha hecho público un informe en el que existen pruebas contundentes de que tanto Lance Armstrong, como Johan Bruyneel, y los médicos, Pedro Celaya, Luis García del Moral y Michele Ferrari, así como Pepe Martí que ocupaba el cargo de entrenador en US Postal y luego en Astana, están envueltos en una red de dopaje.

Recordamos que Bruyneel era el jefe de los equipos e incluso hoy día, lo es del RadioShack que actualmente disputa el Tour de Francia, aunque lógicamente, el belga no está presente en la carrera para no manchar la imagen del equipo ni descentrar a sus corredores .Los médicos y los ciclistas, aunque con las lógicas variaciones, eran los mismos. El informe recoge evidencias de dopaje desde 1996 a 2004 en US Postal, desde 2005 a 2007 en Discovery Channel, en Astana en 2009 y RadioShack en 2010.

Según el informe, sustancias como el epo, la testosterona, la hormona del crecimiento, los corticoides, o prácticas como infusiones salinas en sangre o autotransfusiones, eran una práctica común en estos equipos.

Lo fuerte del argumento son las informaciones que aportan los testigos, muchos de ellos exciclistas como el propio Landis y antiguos compañeros del mismo Lance Armstrong que afirman que el tejano se dopaba y que él lo reconocía.

El informe también habla de que estos acusados , incluido el propio Lance, traficaban, poseían, administraban y animaban a otros ciclistas a practicar estas ‘técnicas’ de cara a ganar carreras, y seguir con el apoyo de inversores, patrocinadores y demás ganancias. Incluso cuenta que numerosos ciclistas presenciaron cómo el tejano se dopaba o les ayudaba a la hora de usar estos productos dopantes o cómo hacerse una autotransfusión.

La USADA cuenta con importantes testimonios y está decidida a seguir adelante. Por su parte, Armstrong ha declarado que ha pasado más de quinientos controles en toda su carrera y nunca ha dado positivo. Eso es cierto. Además tacha a la Agencia Antidopaje de tener una campaña contra él y dice que estas acusaciones son una payasada.

De prosperar todas las acusaciones y cargos, Armstrong podría perder sus siete victorias en el Tour, así como otros importantes premios. ¿Qué pasaría entonces? Ganarían esos Tours y ‘subirían a un podium imaginario ‘otros ciclistas que también han estado envueltos en escándalos de dopaje como Jan Ullrich o relacionados con la operación Puerto como Joseba Beloki? ¿Incluso el malogrado Marco Pantani que también fue acusado de dopaje y desposeído del Giro de 1999?

No sé qué opinar. Quiero creer en la inocencia de Lance Armstrong. He crecido y me he perdido horas y horas de siestas veraniegas viéndole. Y leer este informe me pone la piel de gallina. Quiero creer en el deporte y en el ciclismo, aunque si lo que dice esta información es cierto, vamos a tener una gran decepción. Ésto no ha acabado y la USADA va en serio. De verdad que no sé qué escribir, quiero creer en Armstrong y ahora mismo, lo hago. Pero…

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies