El Tigre se come Europa (1-4)

El Atlético de Madrid vuelve a convertirse en el rey de Europa, dos años después, tras derrotar al campeón de Europa, el Chelsea, por un apabullante 1-4.

El partido estaba llamado a ser el duelo de Torres contra su ex equipo. Muchos atléticos estaban temerosos, sabedores de lo que el 9 de Fuenlabrada es capaz de hacer, pero al final resultó que dicho duelo quedó en anécdota y que los focos alumbraron a un 9 sí, pero al del otro equipo.

Radamel Falcao ya avisó en la primera que tuvo el Atleti. Internada de Filipe Luis que apura línea de fondo, centra y Falcao, que como ya bien sabrán los que lo hayan visto jugar, tiene la bendita manía de rematarlo todo y bien, llega a duras penas con Ashley Cole para enviar el balón al larguero, acto seguido controla Koke y David Luiz le hace penalti, inocente, pero penalti, que decidió el árbitro del encuentro, el esloveno Skomina, dejar impune.

Los atléticos se lamentaban, ‘ahí ha estado la SuperCopa’ habrán dicho muchos en ese momento, pero al final, afortunadamente para el equipo español, la ocasión ha acabado en anécdota, porque en el minuto 6 Falcao se desmarca entre los centrales, recibe un balón de Koke y lo pica con la zurda ante Cech suavemente para que entre tocando el segundo palo. La fiesta no había hecho más que empezar.

Al Chelsea le tocaba remar a contracorriente y coger las riendas del encuentro, algo que no se le da especialmente bien. El equipo de Di Matteo, al igual que el Atlético, es equipo de contras, de matar al despiste. Los colchoneros tenían el partido donde querían y se dispusieron a cerrarlo pronto.

La primera la tuvo Adrián, que en el uno contra uno no pudo superar a Cech. Pero quien sí pudo de nuevo fue el ‘Tigre’, que recibió un balón en el pico derecho del área tras un pase de Koke que no acierta a despejar David Luiz, se paró y recordó lo que hizo hace 3 meses en Bucarest, ponerla con la izquierda en la escuadra, sencillo para él, segundo gol del Atleti y segundo gol del colombiano.

A partir de ahí ya sí que fue el club de Simeone dueño y señor del partido. Si lo del ‘Cholismo’ se tomaba a coña en los primeros meses del argentino en el banquillo, hoy sí podemos decir que se nota la garra que Simeone ha infundido en sus jugadores. Cada balón perdido por el Atlético era una presión asfixiante sobre la defensa, que obligaba a despejar al pelotazo y si no, faltas tácticas hechas a la perfección, tanto que no eran ni motivo de tarjeta. Y cuando el Chelsea se aproximaba al área de Thibaut Courtois, la línea de 4 se convertía prácticamente en línea de 6 con los medios presionando y obligando a Mata, Hazard y compañía a limitarse a tocar en horizontal. Si a ello sumamos la clarividencia, seguridad y solvencia de todo lo que hacía Mario Suárez sobre el tapiz y la confianza, conducción y magia del turco Arda Turán, obtenemos una idea bastante aproximada de lo que ha dado de sí el choque de esta noche.

El Atlético quería cerrarlo todo cuanto antes. En el 27 Gabi ya estrelló en el cuerpo de Cech una contra llevada a la perfección por Adrián y fue el propio delantero ovetense quien falló en el 34 inexplicablemente un gol a puerta vacía tras el pase de la muerte de Arda. Por detrás llegó con todo, quién si no, Falcao, esta vez de cabeza y volvió a encontrarse con el palo.

Pero el Tigre no quería dejarse trabajo por hacer antes del descanso, Arda conduce bien, como durante todo el partido, esperando el pase adecuado y volvió a encontrar al mejor, a Falcao, que se internó por la parte izquierda del área para cruzar por debajo de las piernas de Cech, de nuevo con la zurda y así poner el 3-0 que dejaba el partido visto para sentencia en el 44.

El segundo tiempo siguió la misma tónica, un Chelsea impotente ante un conjunto madrileño que bien pudo ahondar en la herida en varias ocasiones. Y al final terminó haciéndolo. Una falta escorada a la banda derecha que pone Koke, el balón le queda a suelto a Miranda, que junto a Godín ha estado impecable todo el partido, y el brasileño se permite el lujo de imitar a su compañero Falcao y picar la pelota sutilmente por encima de Cech para poner el cuarto gol de los rojiblancos en el 60. Los ‘blues’ deseando que todo terminara. Porque 6 minutos más tarde una falta que centra Koke, se envenena y apunto está de sorprender de nuevo al portero checo del Chelsea.

El Chelsea marcó su gol de la honra, que llegó en un córner, queda el balón suelto y Cahill la revienta al fondo de la red en el 75, a partir de ahí el Atlético se echó un poco atrás y dejó que el Chelsea llevara la iniciativa total del encuentro. Pero aún así bien pudo hacer el quinto en una internada de Raúl García que no acertó con el pase final, o tras otra jugada en la que Emre la pone y es David Luiz quien intentando despejar manda la pelota al palo.

1-4, el Atlético que cosecha su cuarto título europeo en poco más de dos años y dando gracias a que el mercado se cerraba 1 hora después del partido, porque muchos de los grandes habrán tomado nota de quien es, a día de hoy, el número uno de cara a puerta, Radamel Falcao.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies