La inestabilidad, garantía de éxito en el Manzanares

Las cosas, por lo general, no pasan por casualidad. Aunque al ver el Chelsea que jugó contra el Atlético el otro día sí que puede ser que ganara una Champions ‘de casualidad’. De todas formas no es el momento de quitar mérito a esa hazaña, porque eso es lo que fue, y en nada se pareció este Chelsea, que a priori venía de renacer, a aquel que eliminó a Barça y Bayern, que en principio estaba muerto.

A lo que me refería con que las cosas no pasan por casualidad, es a que no todo lo que rodea al hecho de que el Atlético de Madrid haya ganado 4 títulos europeos en 2 años y poco es obra del azar o de la diosa fortuna. Muchas críticas han recibido los dirigentes del Atlético de Madrid, y casi todas merecidas, pero aquí se han hecho cosas bien y ese es el fruto que el club recoge hoy.

Volvamos años atrás, unos 9, cuando un chavalín con pecas sacó al conjunto colchonero de la segunda división y lo puso en primera, en la que fue escalando poco a poco. Ese chavalín jugaba el otro día de azul, (a su pesar) y seguro que han adivinado que se trata de Fernando Torres. ‘El Niño’ comenzó a crecer en Primera, en un Atleti lleno de dudas y donde parecía condenado a estancarse.

Entonces se tomó la primera decisión que aquel día pareció errónea y que con el paso del tiempo incluso podemos llegar a percibir una relación de causalidad directa entre lo que pasó aquel verano y lo que sucedió en la noche del 31 de Agosto en Mónaco. Fernando Torres dejó el club de sus amores en 2007 para emigrar a Inglaterra, a crecer, porque el Atleti ya no podía darle más. Quizás ese día, a pesar de las reticencias de los dirigentes a vender, se asumió un papel, que era el que correspondía, desgraciadamente por asuntos económicos, al Atlético de Madrid. El club colchonero tenía que ser irremediablemente una entidad exportadora.

De esta manera un tal Forlán acabó en aquel equipo gracias al dinero dejado por Torres, un rubio, que venía de ser bota de oro y llegó para hacer al Atleti campeón y volver a repetir como máximo goleador del viejo continente. Claro está que no lo hizo sólo lo acompañaron Agüero, Simao, Maxi, Reyes… gente que no habría venido sin la marcha de Fernando.

Cuando aquel equipo fue campeón se volvió a desmantelar, (de hecho hace sólo dos años de aquello y el único que repitió en esta Supercopa en el 11 titular con respecto a aquella noche fue el uruguayo Godín) otra vez las críticas, de todos, sin excepción, pero hemos de rendirnos a la evidencia, otra vez se hicieron las cosas bien. Se vendió caro y en esta ocasión parecía que se fallaba estrepitosamente y que el modelo podía venirse abajo, porque 45 millones por un tío que sólo juega en 20 metros parecían excesivos, pero hoy son una ganga.

Y el Atleti se volverá a desmantelar, que no les quepa a ustedes ni la más mínima duda, si el que emigró el año pasado fue Diego, pronto lo harán Falcao, Adrián, Arda… Porque la situación económica del club es la que es y quizás eso también sea culpa de los dirigentes, porque no todo van a ser alabanzas. Y hay que ser francos, sus errores al frente del Atlético de Madrid pesan mucho más que esos aciertos que hoy destacamos.

Pero hay que ser valientes, no creo que les resulte fácil vender a las estrellas. Fue valiente el Sevilla en su día. La premisa era fácil de entender, comprar barato, vender caro. Claro que había que tener en el staff técnico ojeadores de categoría y un director deportivo a la altura. Y el Sevilla contaba con eso, y al Sevilla le fue bien. También ganó dos UEFA y una Supercopa ante el Barça. Pero tenían claro que había que vender, por ahí pasaba todo, el modelo es circular, no se avanza sin vender, pero tampoco sin volver a comprar. Sólo los grandes pueden permitirse retener a las estrellas, sea por los repartos televisivos, por el volumen de mercado, por La Caixa y Bankia, o por lo que sea.

También está siendo valiente el Valencia, que podría contar hoy en su equipo con Mata, Villa, Silva, Albiol, Jordi Alba… pero hay que vender, el bucle no puede parar, y el hecho es que el Valencia que tenía una deuda prácticamente insalvable, hoy está infinitamente más saneado y ojo, sin bajar de Champions durante el proceso. Comprar barato, vender caro, sólo así se puede subsistir, que es en lo que piensan todos. Todos, menos los de siempre.

El Atleti ha retenido este verano a Falcao, de milagro, pero como he dicho anteriormente, lo venderán, y habrá que saber volver a empezar el proceso desde el principio, el bucle lo pueden ralentizar hoy, pero no lo pueden cortar porque dependen de eso.

Quizás llegue un día en el que las estrellas no estén en el Atleti como rampa de lanzamiento. Quizás lleguen para quedarse, para formar una constelación estable. Ese día está lejano. Mientras tanto habrá que conformarse con el éxito efímero de la coincidencia. Seguir aprovechando que las escalas de los vuelos de los grandes de este deporte siguen haciéndose a la orilla del Manzanares.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies