Hay cosas que no cambian


El contexto de las dos plantillas es curiosamente similar al de la fatídica noche de Milan. Diez años no son nada. El Valencia empieza fuerte, o al menos debería, si no quiere problemas. Recordemos un poco.

El Bayern de Munich de finales de siglo veía apagarse a su extraordinaria generación encabezada por Kahn, Effenberg, Schön o Matthäus, tras la final del 1999 en el Camp Nou con un final tan sorprendente como cruel. Así es el fútbol. Dos años después, Oliver Kahn, que sabía mejor que nadie el dolor de la derrota, consolaba a un Santiago Cañizares que había estado colosal. Así es el fútbol, los dos lo saben.

Casi diez años después, la tanda de penaltis sonrió a los blues, que también se la tenían jurada debido a cierto resbalón desafortunado. Otra vez la miel en los labios, otra vez una generación brillante, y otra vez tú, Valencia, con once guerreros desconocidos buscando la gloria del mejor Valencia de la historia, aquel que destrozaba a ‘Galácticos’ y humanos a principios del siglo XXI.

La esencia de un Bayern-Valencia es el técnico argentino. Mauricio Pellegrino, símbolo de la derrota. Fue el más valiente de todos. ¿Quién tira un séptimo penalti cuando los mejores lanzadores ya lo han hecho? Él, que jamás ejecutó una pena máxima ni en los amistosos de verano. Ahora afronta como técnico su revalida contra el reflejo de su pasado.

Las variedades tácticas que ofrecería un Valencia con la plantilla completa harían las delicias de los más ‘frikis’ de ésto, pero las cosas no están como para tirar cohetes. El Valencia cuenta con tan solo dos centrocampistas de la primera plantilla: Tino Costa y Parejo. Pese a la insistencia de muchos, dos jugadores de perfil ofensivo. Si el Celta logró madurar durante el partido y superar la línea de presión valencianista con una facilidad descarada… ¿Qué harán Schweinsteiger, Kroos, Martínez y sus colegas de arriba? Se preguntarán muchos valencianistas.

Es muy atrevido afirmar el once del argentino, el canterano Portu, centrocampista de contención, está convocado para Munich, por lo que supone una opción más para el ex segundo de Benítez. La titularidad de Guardado parece asegurada, bien como interior en un trivote o bien en cualquiera de las dos bandas, en el común 4-2-3-1 o en un 4-4-2 sin demasiado juego interior con el balón en posesión. Feghouli estará en la derecha, pero el argelino suele desempeñar un rol diferente a su homólogo en la banda contraria, desmarques diagonales, presión en la zona media y ayudas en el lateral.

Arriba, Soldado; el ‘Kaiser’: Rami. Son puestos donde las dudas se despejan más. Las dudas sobre el duelo Guaita-Alves, las características que ofrecen Valdez o Jonas y la calidad de Viera o la mayor experiencia de Guardado son las incógnitas del once blanquinegro.

El Bayern juega con un 4-2-3-1. Con tres jugadores por detrás de Gómez, de perfiles asociativos y tendencia al juego interior. Mucho cuidado al sector diestro del conjunto che. Las perfectas incorporaciones de Lahm pueden hacer mucho daño. Martínez se estrenará como perfecto escudero de un cuestionado Schweinsteiger, que siempre tendrá en su sombra a Kroos para sustituirle en la medular. El propio Kroos podría jugar de ’10’, junto a Muller, Shaqiri, Ribèry o Robben (los dos últimos son duda). Mucha pólvora arriba.

El papel de Javi Martínez será crucial. La labor de Soldado y su acompañante en la presión, en el lugar exacto donde ‘El Flaco’ establezca la linea de presión, será determinante para el control del centro del campo. Si el Valencia quiere ganar, sólo tiene que girar su cabeza hacía el oeste, tan solo un poco, y aprender del ‘pequeño’ Levante, los maestros sin balón.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies