Y sin embargo, Canales

En medio de un quiero y no puedo se llegó al minuto 24 de la segunda parte. El más discreto Jonás fue sustituido por Sergio Canales. “Llevaba ocho meses esperando este momento. Lo he conseguido.” Por un momento, Mestalla olvidó.

 Sergio Canales, un futbolista diferencial. Escondido en el anonimato del dique seco. La utopía que imaginaban los valencianistas gracias a Adán y Coentrao se paralizó cuando el cartelón marcó el “23”.  

Y es que el primer retorno de Canales, lamentablemente fugaz, fue asombroso. Tanto debió gustarle a Emery, que se saltó los protocolos y le salió mal la jugada contra el Atlético de Madrid. Siempre nos quedará el Valencia-Betis.  Parejo y Albelda lo tenían claro. Mirar hacía delante y encontrar a Canales era rutina. Creó el caos en la línea defensiva bética y permitió a sus compañeros recibir cómodamente. Con tiempo, espacio y colocación, como los grandes, como le gusta a Sergio.

Así es Canales, un “10” de los que gustan. Su facilidad para tocarla contrasta con la dificultad para marcarle. Una auténtica bendición. Parejo y Banega conectarán mejor, pisando campo rival y con una pausa efectiva (no la lentitud del partido de ida en el Bernábeu), Feghouli galopará con seguridad y Roberto Soldado, seguirá a lo suyo, pero le veremos más. Solo hay que recordar una cosa: lo bueno, viene en frascos pequeños y sobre todo: “El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies