Reaccionar en Riazor

Valencia y Deportivo guardan una rivalidad que cumplirá 20 años dentro de pocos meses. Desde el fatídico penalti de Djukic y González ha habido una final de Copa interrumpida, una Liga eterna, un campo cerrado a golpe de “monedazo”, el mejor gol de la carrera de Villa o un descenso a sangre fría. Un “Clásico” sin focos pero con mucha historia.

La última vez, se mascó la tragedia. Un Valencia con mirada indiferente mandaba a Segunda División al Deportivo liderados por Aduriz y Soldado, los únicos a los que el pasado les pedía ganar. La barrera de los 42 puntos superada, Miguel Ángel Lotina en el banquillo y el Valencia. Las ironías del balompié.

Hoy veremos a dos equipos tocados pero no hundidos. Los objetivos de ambos equipos (Clasificación para Champions y la salvación) están en ese punto en el que si reaccionar significa soñar y fracasar significa olvidar. Uno sin Champions y el otro en Segunda. Mal panorama.

Para ellos los dos equipos cambiaron de técnico, de estilo y de dinámica. Domingos Paciencia sigue buscando la fórmula de la Coca Cola mientras su equipo parece haber demostrado una mejoría en cuanto a intensidad. Por su parte, Valverde ha bailado con la más fea en discotecas complicadas. Parejo y Rúiz de centrocampista de contención, Andrés Guardado de lateral o el gusto por un trivote para amasar las jugadas son los cambios principales de un Valverde que no se arruga.

Las claves de partido

El juego aéreo del Valencia. Toda la liga conoce a Valdez y su podería con la testa. Un trivote valencianista buscaría la espalda de la defensa gallega, y los costados son la primera opción. Los laterales del Valencia profundizan y buscarán siempre a Nelson.

El contragolpe del Dépor. Al Valencia le suelen pillar en calzoncillos cuando pierde el balón tras una posesión larga. Sólo Albelda parece capacitado para bloquear la generación de ventajas rival en un contragolpe. El Valencia transita bien, pero sin ritmo. Y se suele pagar.

La duda de Pizzi. El Dépor se aferra al gran estado de forma del futbolista luso para robarle los tres puntos al conjunto ché. Pizzi lo tiene claro, controla, dribla y dispara. Veremos como plantea el Valencia la defensa de un futbolista con libertad, difícil de marcar.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies