Otra vez Cristiano (4-0)

Un Cristiano superlativo dio el empujón necesario al Madrid en 10 minutos de ensueño. Sergio Ramos había adelantado a los blancos. El Getafe apenas hizo acto de presencia en el Bernabéu.

El aficionado madridista llevaba desde la marcha de Raúl en busca de un ídolo al que cantar, animar y encomendarse cuando las cosas se pongan cuesta arriba. En medio de debates sobre la portería, reuniones contra el entrenador y la peor crisis deportiva de los últimos años, Cristiano Ronaldo se ha convertido en el líder para tirar del carro, como el ‘7’ que lleva en la espalda así lo requiere.

En la invernal mañana madrileña al Real Madrid y al Getafe se les pegaron las sábanas en la primera mitad. Ocasiones aisladas pero sin juego alguno. Notaron los de Mou las bajas sumadas a las rotaciones, tan necesitadas como poco usadas por el técnico. Alonso, Arbeloa, Khedira y Benzema esperaron su turno en el banquillo.

Pero tal y como ocurriese en Mestalla hace una semana, Özil tomó el mando. Al ritmo del alemán comenzó el fútbol con una hora de retraso. Y de nuevo el colegiado tuvo que ser protagonista en un partido del conjunto merengue. Tras una falta previa en ataque de Carvalho, Ramos anotó el primero tras un córner entre las protestas de los azulones.

Y llegó la hora de Ronaldo. En apenas diez minutos hizo gala de sus fantásticas cualidades. Un gol con la izquierda tras una contra, uno con la cabeza llegando al segundo palo y otro de penalti con su pierna buena. Puede que no sea el mejor jugador del mundo, pero sí es el más completo. Y siempre marca las diferencias. Tuvo tiempo para ser ovacionado por un Bernabéu rendido a sus pies, y darle descanso para el Barça y su tobillo.

Los de Luis García en ningún momento dieron muestras de querer luchar por el partido. Sabiendo que esta no es su liga, así lo demostraron sobre el césped de la Castellana, con un muy pobre planteamiento.

Pudo ampliar la goleada el Madrid pero se topó con Moyá, que había sonado para sustituir a Casillas. El encargado de hacerlo en el partido ante el Geta, Adán, no cometió ningún fallo. El que debería estar preocupado es Higuaín, no ha vuelto desde su recuperación, y un delantero siempre tiene que dar la talla. 

El Clásico espera a la vuelta de la esquina. El madridismo lo aguarda con esperanza, porque tienen un portugués que nunca falla.

Twitter: @fonti93

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies