Comprar el infierno

Al grito de “¡Tonto el último!” el Galatasaray es el equipo que más ha agradecido los agridulces efectos del mercado invernal.  La “Orejona” recupera dos de sus amantes preferidos. 

Es oficial: el fútbol europeo está en crisis. Tras anunciarse el divorcio Sneijder-Inter, un servidor esperaba un bombardeo de rumores situando al holandés en medio mundo. Sin embargo, solo el Liverpool acallaba a ratos el intenso rumor que acercaba a Wesley Sneijder a Turquía

La sorpresa viene acompañada del temor, Sneijder no viene solo. Didier Drogba ficha hasta junio de 2014 por los turcos para deleite del holandés y desgracia de la zaga del Schalke 04. Un futbolista con una fuerza física y psicológica a la altura de muy pocos, volverá a sembrar el pánico tras su aventura china.

El Galatasaray se cubre las espaldas ante un partido donde la posesión esté claramente decantada a favor de su rival. Un córner, un libre directo, un contragolpe, una jugada aislada puede bastar. No les hace falta muchas ocasiones a estos dos fenómenos para marcar. 

Didier Drogba y Wesley Sneijder, pilares fundamentales de diferentes proyectos de José Mourinho, regresan con aire de indignación a “su” competición. Si Sneijder hizo historia al liderar al Inter en 2010 con actuaciones memorables partiendo desde el costado, lo de Drogba fue de otro planeta. Un Chelsea millonario se rindió ofensivamente a él, único puntal por delante de una efectiva barricada, alejado de la meta rival, solo le valía correr y no fallar. 

El infierno del Telekom Arena está de enhorabuena: llegan dos ángeles con ganas de seguir siendo demonios.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies