Diego López o Iker, el dilema semanal

Con la polémica habitual que suele provocar cualquier decisión tomada por Mourinho, el próximo fin de semana asistiremos a un nuevo capítulo del debate del portero que debe ser titular en el Real Madrid.

Sea cual sea la decisión del entrenador portugués, convendría recordar que Diego López no vino para satisfacer ningún capricho del entrenador o del presidente del club blanco. Con la lesión de Casillas se abría un nuevo interrogante en el equipo: ¿Qué hacer cuando faltara el santo del Madrid y de la selección española?

El joven Adán no había tenido demasiadas oportunidades, las que tuvo vinieron empañadas con la sospecha de ser fruto de la manía que supuestamente Mou tiene a Casillas, y para remate, el joven canterano no había estado demasiado acertado. El equipo preparaba una semana crucial en la temporada con los enfrentamientos ante Barcelona y Manchester, así que el fichaje de un portero de garantías, era imprescindible.

En esta situación llegaba Diego López al equipo. Venía de ser suplente en el Sevilla, al que llegó después de vivir el descenso a segunda división con el Villarreal. El ex-canterano del Madrid regresaba para pelear por la oportunidad que nunca pudo tener en su anterior etapa en el equipo blanco, en la que siempre estuvo a la sombra de ese gigante que es Casillas. Así que su participación era una moneda al aire, que, afortunadamente para el mismo Diego y para su club, salió bien.

Las actuaciones ante el Barcelona y especialmente en Manchester demostraron que la portería estaba bien cubierta. Por un jugador que no era una joven promesa que con el tiempo retirara a Iker, que no tenía una carrera plagada de éxitos en otros equipos. Un currante del fútbol que disfrutaba de una de sus últimas oportunidades de su carrera, a la espera de la recuperación del portero titular.

Y entonces volvió Casillas. ¿Qué se puede decir de Iker que aún no se haya dicho? Pues simplemente que su rendimiento y los títulos que posee, tanto en su equipo como en la selección, le convierten en uno de los mejores jugadores españoles de todos los tiempos. Quizás en la presente temporada no terminaba de ser tan decisivo como lo había sido en otros momentos y para colmo, sufrió una lesión que le tendría apartado varios meses de los terrenos de juego.

También se habla de la supuesta mala relación con su entrenador y, cada vez que su novia, Sara Carbonero, habla sobre el Madrid, provoca un pequeño terremoto. Pero su figura sigue siendo uno de los referentes del fútbol mundial. Vuelve para ganarse el puesto. Su humildad le impediría exigir el puesto sin demostrar que lo merece y él sabe que ahora mismo López es el titular.

Sin duda que tendrá su oportunidad en lo que queda de temporada. Llegará ese momento en el que habrá un penalti o un mano a mano con un delantero rival y allí estará el mostoleño, recordando su valía, demostrando que ha llegado a la cima con su esfuerzo y su talento, como siempre, como todos esperamos.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies