Competir es soñar

El Málaga vivirá hoy el partido más importante de su historia como local, contra un equipo poco acostumbrado a las altas esferas hasta que consiguió una plantilla capaz de derrotarlas. Dos equipos tremendamente competitivos, que lucharán por seguir soñando hasta las semifinales. 

Que duda cabe que los andaluces se enfrentan hoy a la auténtica ¿revelación? del torneo. Avalados por una técnica exquísita, el Borussia se sostiene en un 4-2-3-1 con una cantidad elevadísisma de futbolistas con sobradas cualidades técnicas y un ritmo endiablado.

Arriba, siempre Lewandowski, veloz, instintivo y capaz de sujetar a una defensa con demasiado trabajo. Detrás, dos futbolistas de primer nivel, ya que el tercero, Blaszczykowski, será baja de última hora. En banda estará Marco Reus, un extremo con alma de delantero, es el futbolista más vertical de la plantilla, y Götze será el maestro de ceremonías, trotando de lado a lado para guiar el balón en torno a los demás futbolistas. 

El duelo de Bender (O Kehl) y Gündogan con Toulalan e Iturra promete ser apasionante. Será esencial la salida de balón de ambos equipos. Con dos centros del campo de tantísima calidad, oxigenar por los carriles será necesario. 

Sin embargo, el Málaga ya venció, primero sufriendo y luego imponiendo, al Oporto en la durísima barrera de los octavos de final. Se acostumbró a luchar contra un equipo con ritmos frenéticos, y demostró que el factor competitivo y la concentración son la receta del sueño. En esto, los 11 futbolistas y el Ingeniero van bastante sobrados. Será esencial detener a los laterales del Borussia, que como vimos ante el Real Madrid buscan sin tapujos la línea de fondo, aprovechando la facilidad de sus hombres de banda para conectar en el sector central. Antunes y Gámez deberán ser intensos, Joaquín e Isco se les exigirá el sobresaliente, uno más en su impecable media. 

Por último, y hablando de Isco, veremos uno de los duelos más importantes al jugar en un mismo terreno de juego dos Golden Boys como son Götze (2011) y Isco Alarcón (vigente premio). Un duelo por imponer su puberta calidad en medio de dos defensas rocosas y fiables. Sin embargo, el talentosos español sale con ventaja en este aspecto, Hummels es baja y con Santana y Subotic huérfano de su fiel escudero, se atreberá a driblar, como Joaquín, aunque de El Psiha ni dudabamos. Arriba, Santa Cruz o Saviola fijando a los centrales y delimitando la jerarquía impuesta por Iturra y Toulalan. Lo mires por donde lo mires, hay partidazo. 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies