Alves no es “retrasado”

“No podemos protestar porque nos llaman llorones, pero tampoco somos retrasados”. Sus gafas de pasta así lo demuestran.

Estas fueron las palabras del jugador del F.C. Barcelona después del partido de cuartos de final de la Champions contra el PSG. Alves protagoniza una vez más la nota discordante dentro de la política barcelonista referente a los arbitrajes.

No lo hacía sin razón; el primer gol del Paris Saint Germain era conseguido por Zlatan Ibrahimovic, que venía de clara posición de fuera de juego. Roura también lo señalaba en la rueda de prensa y el resto de jugadores preguntados, hacían lo mismo. Cuando vienen malas todo el mundo protesta. La política barcelonista prohíbe hablar de los árbitros… hasta que te perjudican.

En el caso de Dani Alves, además, hay una contradicción; él mismo indicó que quejarse de los colegiados “es de perdedores”, después de la eliminatoria de cuartos de final de la Copa del Rey de 2012, frente al Madrid. Casualmente, sí ganaron aquella eliminatoria. La política barcelonista prohíbe hablar de los árbitros… mientras te vaya bien.

Independientemente del caso específico que ha surgido esta semana, Dani Alves ya es reconocido por la magnitud de sus palabras, directamente proporcional a su talento como futbolista. Su labor es fundamental en el campo y, además, ejerce de “amigo chistoso” fuera de los terrenos de juego. Siempre tiene el chiste a punto, y cuando “la cosa no pinta bien” (como dijo Rosell, su presidente) sale con gesto serio y pone las cosas en su sitio, los puntos sobre las íes, todo es como debe ser.

Un personaje de este tipo, con el tiempo, va tendiéndose su propia encerrona: “como siempre salgo yo, el malo de la película, a decir estas cosas, me tienen manía a mí”. Aunque, en su caso, se queja, pero parece llevarlo bien: “pero me importa poco”. No sabemos si se preguntará porque a jugadores como Iniesta o Pedro, nadie les tiene manía. Sin embargo a otros como él mismo o Piqué, se les mira de otra manera. Incluso alguien del Barcelona pidió sus cabezas la temporada pasada. Fue un tal Josep Guardiola.

Suponemos que Alves se enteraría. Él no es tonto. Sus gafas así lo demuestran.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies