Cruel final para la aventura europea del Málaga (3-2)

El Málaga pone fin a la aventura de la Champions tras un partido estratosférico de fútbol en ambos bandos. Tristemente, lo más destacado del encuentro no tuvo que ver con ninguno de los dos equipos, sino con el arbitraje. Dos fallos garrafales del quinteto empañaron una memorable velada en el Signal Iduna Park.

Los boquerones llegaron a Alemania convencidos de sus posibilidades. Creían en la causa. Sabían perfectamente que no sería fácil, y que el Borussia les exigiría su máximo nivel en cada jugada. Pero confiaban, y eso era lo importante. Los afortunados espectadores de tan bello espectáculo futbolístico se contagiaron de ese sentimiento.

El planteamiento de Pellegrini fue magistral. Sólidos en defensa, como viene siendo habitual, y con una salida de balón rápida y efectiva. El cuadro blanquiazul encontraba los espacios con facilidad, y efectuaba las contras con admirable verticalidad. El Dortmund jugó a lo mismo. Un partido de ida y vuelta, de los que gustan a los amantes de este deporte. Con ocasiones en ambas porterías. Con actuaciones memorables de los guardametas, que salvaron a su equipo en varias ocasiones.

Golpeó primero el Málaga. Joaquín caza el balón en la frontal del área, sienta a Schmelzer con un hábil recorte, y ejecuta un ingenioso disparo al palo corto, que sorprende a Weidenfeller. Los corazones malaguistas latían a mil por hora. El sueño parecía más al alcance que nunca. Pero Lewandowski puso el despertador en hora al filo del descanso. Se asociaron los genios de arriba en una jugada magistral, digna de verla repetida una y otra vez. Götze combina con Reus, que asiste con un taconazo propio de un jugadorazo de su clase la entrada potende de Lewandowski. El delantero polaco busca el espacio a la perfección, y resuelve la rápida salida de Willy Caballero con un toque sutil para esquivarlo, y poder batir a puerta vacía. Un gol poderosamente psicológico. Durante el cuarto de hora del intermedio, se desconocía cuales serían los planes de Manuel Pellegrini para el segundo acto. Quizá lo más habitual hubiese sido establecer un cerrojazo alrededor de la portería, pero ese no es el estilo de este Málaga. Además, hubiese sido arriesgado con el rival que tenían enfrente. Pocos equipos del planeta juegan con tanta verticalidad como estos alemanes.

La segunda parte, gracias al dios del fútbol, siguió el mismo guión que la primera. Box to box, como lo llaman los ingleses. El balón era más del Dortmund, pero las ocasiones se sucedían igualmente en ambas áreas. Weidenfeller salvó a los suyos en varias ocasiones. Su gran número, el paradón a Joaquín tras un remate de cabeza al segundo palo. El sevillano cabeceó sólo a placer un balón que el portero alemán desvío con una intervención colosal. Una estirada propia del mejor de los cancerberos. Tendría ocasión de proclamarse héroe en varias ocasiones más, como un potente disparo de Toulalan desde la frontal a botepronto, que supo atajar con otra acción de gran mérito. Pero sin duda, Caballero fue el arquero “más santo” del partido. Como ya hiciera en el partido de vuelta, el argentino se inventó dos paradas imposibles. La primera se la sacó a Marcos Reus, tras un centro raso desde la derecha que encontró el remate del 11 alemán. El argentino atajó la situación brillantemente. La segunda fue aún más celestial. Salvó un disparo de Götze con un toque sutil, que se marchó bien cerca del palo.

Y entre pitos y flautas, llegó el júbilo personificado en gol. Cómo no, a través de una contra. Balón al espacio para Baptista, que el brasileño cruza, y encuentra a Eliseu, que anota en línea de gol. España entera cantó el gol, y enloqueció de alegría.  Y España entera también vio el clamoroso fuera de juego del portugués al rematar adelantado a la línea del balón. Pero no importaba, el euro Málaga, el Málaga de todos, estaba en unas semifinales de la Champions League. Corría el minuto 83, y nada hacía pensar que pudiese escapársele de las manos. Por un momento olvidamos el equipazo que se tenía enfrente. Para su suerte, ellos no lo olvidaron. Buscaron la remontada sin descanso. Cada balón dividido lo peleaban como si fuera el último. Los blanquiazules encerrados en su área, esta vez sí. Pelotazos al área, combinaciones en la frontal, disparos por doquier.

El Málaga defendía con uñas y dientes, a veces con más casta que ingenio. Hasta que llegó el primer aviso. Centro al área que se come estrepitosamente Demichelis, que calcula mal el salto. El caso es que tras un barullo en el área de remates y bloqueos de disparo, el balón le cae atrás a Reus, y bate a placer a Willy. El mediapunta alemás coge el balón, y lo coloca en el círculo central. Quedaban aún los cuatro minutos de descuento, y los hombres de Klopp creían en la remontada. Y así fue como llegó el lío. Se produce un centro al área desde el costado izquierdo, tras el cual se disponen a recibir, no uno, ni dos, si no hasta cuatro jugadores en posición antirreglamentaria. Prolonga Santana (uno de los que estaban en fuera de juego) hasta Reus, que pone un centro chut al segundo palo, y después de que toque Schieber, Santana de nuevo (otra vez, en fuera de juego) bate la portería del Málaga, sumiendo al equipo español en la más profunda de las tragedias.

No habría tiempo para más. Un duelo entre dos perfectos equipazos a cara de perro, como ya les advertimos en nuestra previa, que terminó con dos fallos garrafales del quinteto arbitral, uno en cada bando. Al Málaga le faltó experiencia en la competición en los minutos finales, y eso, sumado a la garra incesante de los alemanes, que fueron con todo hasta el pitido final, conllevó a la derrota de los andaluces, y su consecuente eliminación de la competición. Un duro golpe para un equipo que ha maravillado a Europa durante los últimos meses, y al que sólo nos queda dar las gracias por tan bellos momentos vividos en ésta su primera edición de la Champions.

Twitter: @ivanglez93

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies