Una cita con la historia

El Málaga se la juega a las 20:45h en el Signal Iduna Park. Tras el 0-0 cosechado en La Rosaleda, los de Pellegrini se la juegan en un duelo a cara de perro contra un Borussia Dortmund que es sin duda el equipo revelación de la Liga de Campeones.

Los boquerones tienen una cita con la historia. Promete ser un duelo apasionante, digno de dos de los equipos que mejor fútbol hacen en el viejo continente. El empate sin goles conseguido en casa permite al Málaga soñar con lo más alto. Pero saben que no será fácil. Eso seguro. Se enfrentan a uno de los equipos más poderosos de la competición en el fútbol directo. Cualquier balón que pisen los cuatro de arriba se convierte en una ocasión de peligro. Aunque parece que Klopp dispondrá de todos sus efectivos, Reus y Blaszczykowski llegan al partido forzando, ya que hasta ayer mismo venían ambos jugadores arrastrando molestias. Aún así, un encuentro de tal calibre exige correr este tipo de riesgos.

En el Málaga peligraba la presencia de Manuel Pellegrini en el banquillo visitante. El sábado conocíamos la triste noticia del fallecimiento del padre del entrenador, por lo que el chileno tuvo que viajar a Santiago para ofrecerle la última despedida. Pero finalmente, parece ser que estará al frente de la expedición, y llegará sin problemas a Dortmund. Esperemos que la suerte esté de su parte, y pueda dedicarle el pase a semifinales.

Los blanquiazules saben que la victoria pasa por intentar dejar la portería a cero. Para ello, se encomienda a un Willy Caballero inspiradísimo, que vive un momento de forma espectacular. Por algo es para muchos el guardameta más destacado de la liga española en la presente campaña. Junto a él se espera una defensa formada por Gámez, Demichelis, Lugano y Antunes. Importante la baja de Wellington, la cual se intentará combatir con la experiencia del central uruguayo. Si se logra la meta de no encajar un sólo gol, toca esperar que los de arriba tengan suerte.

Se espera la aparición estelar del crack malaguista Isco, el cual estuvo desaparecido en el partido de ida. El Signal Iduna es el escenario perfecto para una actuación estelar del mediapunta boquerón, que intentará volver a maravillar a Europa entera, como hiciese en su brillante fase de grupos. Joaquín y Baptista le acompañarán en línea de tres cuartos, por lo que el peligro puede llegar por cualquier flanco. Estarán custodiados por los guardianes Toulalan e Iturra, salvo sorpresa. La única duda, por lo tanto, residirá en el delantero referencia del equipo: Saviola o Santa Cruz. Ninguno ha sobresalido por encima del otro en ningún momento de la temporada, pero parece ser que será el paraguayo el que salga de inicio, como ha venido siendo habitual en los partidos importantes del club este año.

Por su parte, el Borussia parte como ligero favorito. Primero, por jugar en casa. El equipo alemán ha resultado tremendamente fiable esta temporada en su feudo. Parece que juegan de memoria. El juego pasa por las botas y la mente de Gundogan, que se ha desatado como el jugadorazo que ya se intuía que había en él. Arriba, Götze, Reus, Blaszczykowski y Lewandowski. Sobran las palabras. Peligro constante cuando cualquiera de ellos deambula por las cercanías del área. La velocidad y la aparición en segunda línea de los tres primeros, y la perfecta definición del ariete polaco, máximo goleador de la Bundesliga. Además, el bueno de Robert destaca por ser uno de los mejores killers con el balón en los pies. Gran toque y visión de juego.

Pero no sólo en ataque reside el peligro de los hombres de Klopp. El técnico alemán cuenta con una de las mejores parejas de centrales del planeta fútbol: Hummels y Subotic. Solventes atrás. Conceden pocos errores. Brillantes en la salida de balón, y peligrosos cuando se suman al ataque a balón parado. Quizá el punto más débil de la defensa sean los laterales y la portería. Jugadores que cumplen notablemente en su posición, pero poco más. Piszczek y Schmelzer conceden a veces bastante en tareas defensivas. Sin duda, un punto clave para buscarle las cosquillas a los laterales el intentar entrar por bandas. Y sobre todo, tirar a portería a Weidenfeller. No es mal portero, pero a veces canta. Importantísimo que los de Pellegrini terminen las jugadas, y que prueben al guardameta desde lejos.  

Nos espera un partido competido, cuanto menos. Bastante igualdad, más de la que muchos piensan. El Dortmund es ligeramente favorito, por plantilla, y sobre todo, por jugar en su estadio. Klopp ha pedido a la afición que se vuelque con el equipo, y ruega asistencia máxima al campo. Promete ser un duelo apasionante, digno de unos cuartos de Champions. Para el Málaga, mucho más que eso. La oportunidad de 11 hombres para convertirse en leyenda.

Twitter: @ivanglez93

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies