Apareció el ‘Messías’ (1-1)

mundodeportivo.com

El Barça vuelve a salir vivo de una eliminatoria complicada. El PSG fue mejor que el equipo culé, que estuvo falto de ideas, a excepción de Iniesta. Valdés hizo paradas decisivas, pero no pudo evitar el gol de Pastore. Tito sacó a Messi y apareció el rayo de luz en forma de gol de Pedrito. El F.C. Barcelona jugará su sexta semifinal de Champions consecutiva.

Finalmente Messi se quedó en el banquillo. Tito guardó su mejor bala en la recámara y confió en Fábregas como acompañante de Villa y Pedrito. Esta vez no iba a ser tan fácil como en Liga, contra el Mallorca.

mundodeportivo.comEl PSG iba a empezar dando guerra muy pronto. La ausencia de Messi hizo que el equipo de Ancelotti llegara al ataque con más confianza, a sabiendas de que un posible contraataque culé perdía eficacia sin el argentino. Lavezzi fue el primero en hacer temblar los cimientos del Camp Nou. Después de una pérdida de balón, el argentino se fue directo a la portería de Valdés, por suerte, Piqué se cruzó de forma providencial.

La ocasión de Lavezzi solo iba a ser un aperitivo de lo mal que lo iba a pasar el Barça en la primera mitad. Ibra y Moura también iban a gozar de buenas ocasiones para hacer el primero, pero por suerte, Valdés se puso el mono de trabajo para plantar un muro en la portería, imposible de batir para el PSG.

marca.comLas jugadas a balón parado eran un infierno para los culés, por alto se las llevaban todas los franceses y el ataque Villa-Cesc-Pedro estaba inoperante. Por suerte, llegó el descanso.

Momentáneamente el Barça se libró del gol parisino, pero cinco minutos después de la reanudación, el pesimismo inundó el Camp Nou. Una buena pared entre Pastore e Ibrahimovic deja vía libre para la carrera en solitario del argentino, que, esta vez sí, batió a Valdés para clasificar momentáneamente al equipo parisino.

mundodeportivo.comEl Barça estaba muy tocado y prácticamente hundido. Tito miró al banquillo y sacó su llave maestra a calentar. El Camp Nou jaleó ilusionado cuando vio correr a Leo Messi por la banda, con él, todo era posible.

Con la lesión de Adriano a la hora de juego, Bartra acompañó a Messi en la entrada al campo. Cesc dejó el sitio al argentino y el Barça empezó a sonreir.

No pasaron ni diez minutos del cambio cuando Leo Messi cogió un balón en la zona de tres cuartos de campo, sorteó a dos rivales, conectó con Villa que, dentro del área, le dejó un balón dulce a Pedro para que el canario llevara el éxtasis colectivo a todo el estadio.

mundodeportivo.comMessi apenas volvió a correr, ya no hacía falta, la clasificación estaba en el bolsillo. Entró lesionado, corrió en dos jugadas y en una de ellos se consiguió el gol. Ahora era el turno de Xavi e Iniesta, para mecer al rival como si fuera un bebé, relajándolo en el último tramo del partido.

El Barça se planta una vez más en semifinales, por sexto año consecutivo. Una muestra más de que este equipo no se cansa de perseguir logros, de ser histórico. Una cosa es seguro, con Messi a la cabeza, las gestas son mucho más fáciles.

Twitter: @djm_9

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies