Peligro e incertidumbre

El Valencia puede sufrir cambios estructurales muy importantes en su futuro a corto plazo, marcado por la gravísima situación económica del club y la incertidumbre acerca de quien será el propietario del club.

Todo este marrón comenzó en 2009. Manuel Llorente, en calidad de gestor, llegó a la presidencia del club avalado por su amplia experiencia en el Valencia. Estaba aceptado por la Fundación VCF, poseedora del 70% de las acciones del club. ¿Como consiguieron hacerse con un paquete accionarial tan elevado?

Como todo el mundo sabe, el Valencia cuenta actualmente con una deuda elevada, un campo espectacular en obras y una afición en constante agitación.

Para eliminar de la estructura del club a los principales culpables, la Fundación VCF realizó una ampliación de capital, por la que Juan Soler y Vicente Soriano, que contaban con prácticamente el total del accionariado, quedaron cesados por completo del club. ¿Quién se hizo entonces con el club? La Fundación, que siempre afirmó tener como intención democratizar el club, compró entonces la mayoria accionarial avalada por un prestamo bancario de Bankia, que estaba a su vez avalado por la Generalitat Valenciana de Francisco Camps. De ahí viene, principalmente, el problema que se ha ido amasando durante casi cuatro años.

El principal problema es que la Fundación planeaba pagar su prestamo particular utilizando ingresos del Valencia, lo cual ha sido un problema inmenso ya que el club tenía de por sí dificultades para pagar sus plazos. Después de que la Fundación afirmara no disponer de fondos para pagar los dos últimos recibos, la Comunidad Valenciana tuvo que afrontar el pago de 4 millones de euros. Ahora, la pelota estaba en el tejado de la Generalitat.

Y entonces, llegamos a la situación actual, Manuel Llorente y su sucesor ya no rinden cuentas a la Fundación y a su vez a Bankia, sino que es ahora la Generalitat la que parece que moverá los hilos. Federico Varona, presidnente de la Fundación, ya ha afirmado que en todo momento tendrá que consultar cualquier decisión con José Ciscar, vicepresidente de la Generalitat.

Por el momento, Vicente Andreu, un veterano directivo que en varias etapas ya ha pasado por el club, será el presidente en funciones hasta el siguiente día clave, el 6 de mayo, cuando se decida el futuro del club.

Las opciones se reduce a dos: vender el club, por el que la afición parece haberse posicionado a favor, o mantener la confianza en la Fundación e intentar aportar soluciones mediante la contratación de patronos, personas prestigiosas de Valencia que intentarán salvar al club.

Trataremos más adelante los posibles compradores del club, ya que por el momento la incertidumbre en el club y el secretismo está dificultando el fluir de noticias y aumentando el nerviosismo en la afición che.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies