Un tipo simpático

El pasado mes de diciembre, en un arrebato de curiosidad, pregunté a Doña Wikipedia qué había sido de aquel técnico que recorría la banda gritando como un descosido. Desde que dejó al Celta, no había entrenado a ningún equipo de fútbol, se había refugiado en la selección gallega esperando otra oportunidad. Y le llegó. 

Un perro viejo como es Lendoiro hizo de tripas corazón para arrasar con la buena fama que tenía el veterano presidente de aguantar a los técnicos hasta la última jornada. Desnutrido de varios futbolistas esenciales en el ascenso, a Oltra se le atragantaba la Primera División. 

Los resultados no llegaban, el Deportivo acumulaba goles en contra y puntos perdidos. Y entonces, Lendoiro actuó en consecuencia y trajo a Domingos Paciencia, con un resultado absolutamente decepcionante y una dimisión enigmática.

Pocos días después de que Paciencia entonara el “sálvese quien pueda”, Fernando se apuntó al bombardeo. Vázquez comparte el record de descensos a Lotina. Dicen que los hombres más peligrosos son los que no tienen nada que perder. 

Ese es el caso del simpático técnico gallego, que más allá de aportar algunas variaciones tácticas esenciales, está tirando de factor Simeone para levantar del descenso a todo un histórico de nuestra liga. Recuperó a Juan Domínguez para la causa, redujo los riesgos apretando tanto líneas como dientes y el equipo, una vez más (sí, señores, otra vez) liderado por Valerón, que se niega a mirarse las rodillas, empezó a funcionar a base de casta. La energía que despriende Fernando Vázquez es un grito de nostalgia. 

Parece que sus años de exilio le han condicionado para mantenerse hierático en cuanto a sus costumbres. Mientras la gente se exaltaba con la carrera de Pep Guardiola en Stamford Bridge, en Balaídos recordaban con nostalgia los sprints del bueno de Vázquez. 

Nadie le creía hasta que ganaron el derbi, y hoy, con dos partidos de más y seis puntos añadidos, el Zaragoza empieza a temblar al contemplar la dinámica de los gallegos, un deja vu en toda regla.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies