Batalla campal en el Pizjuán (0-1)

El Atlético de Madrid se hace con los tres puntos en el Sánchez Pizjuán en un duelo de alta tensión, y gracias a un polémico gol de Radamel Falcao que debió ser anulado por una mano previa de Mario Suárez.

Partido intenso y disputado el que disputaron Sevilla y Atlético de Madrid en el feudo hispalense. Los dos equipos llegaban al choque con la necesitad de los tres puntos. Los de Unai Emery, para mantener vivo el objetivo de jugar en Europa la temporada que viene. Los rojiblancos, por su parte, necesitaban la victoria para llegar al derbi madrileño del próximo sábado frente al Real Madrid con la posibilidad de adelantar a los blancos en la tabla clasificatoria.

El encuentro fue duro desde el pitido inicial hasta el final. Lances, patadas, codazos y entradas al borde de la legalidad. Resultó evidente la tensión del último enfrentamiento entre ambos equipos en la eliminatoria de semifinales de la copa, dando la sensación de quedar aún muchas cuentas pendientes entre varios jugadores.

Uno de los protagonistas en este aspecto fue, como viene siendo habitual, Diego Costa. Probablemente uno de los partidos más feos del delantero brasileño esta temporada. Los colchoneros estaban en alerta por si veía la amarilla, quinta en el cómputo global de la temporada, que le impediría disputar el partido de la próxima jornada frente al eterno rival. Y así fue, además, de la manera más ridícula posible. Un balón dividido en el medio de campo en el que choca con Kondogbia. El árbitro pita falta, que en realidad no debió ser señalada. Diego protesta, y el colegiado le muestra la cartulina amarilla, privándole de disputar tan señalado partido contra los blancos. Pero no acabaría ahí la polémica con el jugador. Se jugó la expulsión en un detalle poco profesional, cuando simula una agresión que no ocurrió en una discusión con el central Cala. El árbitro cayó en la treta del brasileño, y señaló la falta.

Pero la polémica iría más allá, en la jugada que decidió el partido. Mario Suárez disputa un balón dividido en la frontal del área sevillista, y se ayuda de la mano para llevarse el cuero. El árbitro no lo ve, y la acción sigue. El balón cae en dominio de Adrián, que acababa de entrar en el terreno de juego en sustitución de Diego Costa. El asturiano cuelga un balón pasado el palo derecho, donde Raúl García ejecuta una gran volea de primeras, que Falcao aprovecha para rematar en línea de gol con la planta de los tacos, y establecer el definitivo 0-1. Los defensores hispalenses se quejaron también de un posible fuera de juego del colombiano, pero el tigre se hallaba en posición reglamentaria.

El Sevilla respondió, y se lanzó al ataque en el último cuarto de hora. Y apareció la figura colosal de Thibaut Courtois. El guardameta se convirtió en héroe en el tramo final del encuentro, salvando al Atlético de un empate que daba la sensación que podía llegar de un momento a otro. Dos espectaculares paradas a remate de Negredo, y una a lanzamiento de libre directo de Rakitic, que el belga desvía con la yema de los dedos.

Concluiría así el partido en el feudo sevillano, que aleja a los de Emery del sueño europeo, y que afianza al Atlético en su tercera posición, y les hace llegar al partido contra el Real Madrid con el mejor de los optimismos y la gran ocasión de arrebatarles la segunda plaza.

Twitter: @ivanglez93

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies