El Bayern aplasta al Barça (4-0)

mundodeportivo.com

Se cumplieron todos los pronósticos negativos. El Barça fue una marioneta manejada por el Bayern y por un planteamiento demoledor de Jupp Heynckes. Messi demostró que sigue muy tocado. Sin él, Tito no supo reaccionar. Los árbitros tuvieron parte de protagonismo, pero la realidad es evidente: el Bayern de Múnich estuvo excelso, imparable.

Llegaba el Barça al Allianz Arena, curiosamente donde hace un año ansiaba estar, pero el Chelsea y Drogba se lo impidieron. Hoy, desde el minuto uno, el equipo culé lo único que deseaba era salir de ese estadio, intentando que el mal fuese menor, pero por desgracia para ellos, no fue así.

mundodeportivo.comSe vio muy pronto que la máquina alemana era perfecta y que, además, esta noche estaba muy bien engrasada. Heynckes puso toda la pólvora que tenía (sin contar con la baja de Mandzukic), con Robben, Ribery, Mario Gómez y Müller.

La delantera alemana fue un auténtico infierno para la defensa culé. Bartra aún está por fraguar, y Alves, Piqué, Alba y, especialmente, Busquets, se veían desbordados en cada ataque germano. Si con el balón por el suelo el Bayern creaba peligro, en las jugadas a balón parado, cuando el esférico volaba por encima de las cabezas de los jugadores, el calvario se hacía exagerado.

mundodeportivo.comEl primer gol del partido llegó después de una de estas jugadas, cuando uno de esos balones llegó a los pies de Robben, que libre de marca y presión, puso el esférico  al segundo palo, encontrando la cabeza de Dante, que a su vez conectó con Müller para que rematara a placer y batiera a Víctor Valdés.

Era el minuto 25 cuando llegó el primer gol del Bayern y, desde entonces, fue evidente que el Barça quería salir corriendo de Alemania. Con suerte, concluyó la primera mitad con ese único tanto, pero el primer tiempo fue escenario del despropósito arbitral, obviando dos manos claras en el área culé y el gol en fuera de juego de Müller.

En los segundos 45 minutos se esperaba una mínima reacción culé, en forma de cambios en el equipo, pero Tito no reaccionó. Vio como Messi quería pero no podía, la incapacidad de Alexis para regatear a su par, pero aunque todo fuera evidente, el entrenador no reaccionó, y los goles siguieron cayendo.

marca.comLa segunda mitad fue un festín para el Bayern de Múnich, con mayor o menor ayuda arbitral, pero “al César lo que es del César”, los alemanes arrollaron y fueron infinitamente superior. Robben sirvió otro balón exquisito, esta vez desde el córner y en esta ocasión rematado por Müller y remachado por Mario Gómez al fondo de las mallas.

Con el partido muerto, el Barça siguió sin mover ficha y el castigo fue mayor. Primero el propio Robben, en una galopada por banda derecha, acabó batiendo a Valdés. Después, Alaba emuló a su compañero por banda izquierda y puso un pase de la muerte para que Müller concluyera el partido y, muy probablemente, la eliminatoria.

marca.comEl barcelonismo espera ahora un milagro, tal y como ocurrió frente al Milán, en el Camp Nou, pero esta vez elevado a la enésima potencia. La eliminatoria aún tiene minutos y que nadie tenga dudas de que el Barça lo va a intentar.

En declaraciones posteriores, a los jugadores no les ha quedado más remedio que reconocer el potencial de los alemanes, rendirse a la evidencia e intentar transmitir un mensaje positivo a los medios de comunicación y a sus aficionados. Ahora solo les queda agarrarse a la magia del Camp Nou.

Twitter: @djm_9

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies