Operación Neymar

La próxima temporada está a la vuelta de la esquina y Florentino Pérez ya está “manos a la obra” para renovar la plantilla del Real Madrid. La mejora de los equipos alemanes obliga a los madridistas a reforzarse con alguna gran estrella, y en la casa blanca piensan que esa estrella es Neymar.

En los últimos meses nadie dudaba de que el brasileño recalaría en el Barcelona, pero las cosas han cambiado. El Real Madrid ha vuelto a meterse en la puja por el futbolista del Santos y parece haber tomado ventaja al club azulgrana.

El Real Madrid lleva un par de meses negociando el traspaso de Neymar para que se incorpore a su disciplina este verano, y ha enviado a dos emisarios a Brasil para acelerar el proceso y cerrar el fichaje lo antes posible.

De realizarse esta operación, sería estratosférica. El dinero no será impedimento, pues se dice que Florentino está dispuesto a pagar 100 millones para traer a la estrella del fútbol brasileño. A esa cifra hay que sumarle los 10 millones de euros netos al año que pasaría a cobrar si finalmente ficha por el Madrid. Pero en Concha Espina saben que no tardarían mucho en recuperar esa cantidad gracias a los ingresos publicitarios y al merchandising que generaría el jugador, pues Neymar es una máquina de hacer dinero que tiene hasta 11 contratos de publicidad, con Nike, Red Bull o Banco Santander, entre otros.

Muchos medios afirman que el futbolista tiene un precontrato firmado con el Barcelona y que este podría haber pagado 10 millones de euros a su padre, pero él lo niega. Y añade que aún no ha decidido cuál será su destino en Europa. Además, asegura que no tiene intención de abandonar el Santos hasta que finalice su contrato en 2014.

Pero, ¿Neymar tiene sitio en este Madrid?

De efectuarse el fichaje, el próximo verano se juntará con varias estrellas mediáticas en el vestuario madridista, entre ellas Cristiano Ronaldo, algo que puede originar un problema de egos y perjudicar los intereses del equipo.

La polivalencia de Neymar es una ventaja que puede ayudarle a adaptarse al Real Madrid, pero, por el contrario, su individualismo le puede perjudicar mucho. Está acostumbrado a adueñarse del balón y ser él quien finaliza todas las jugadas. Es ahí donde puede producirse un encontronazo con Cristiano.

El portugués es el símbolo del madridismo, por lo que el brasileño tendría que acostumbrarse a pasar más el balón, a estar a la sombra de CR y respetar la jerarquía.

Pronto veremos si el astro brasileño se viste finalmente con la elástica madridista o, por el contrario, con la azulgrana.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies