Los Spurs se llevan el primer punto de la Final de la NBA (88-92)

Victoria de San Antonio Spurs ante Miami Heat por 88-92 en el primer partido de la Final de la NBA. Gran actuación de Tony Parker y Tim Duncan, que hicieron inútil el enésimo ‘triple-doble’ de Lebron James.

La Final de la NBA arranca con un puñetazo sobre la mesa de los Spurs, demostrando que la racha de seis victorias consecutivas que han encadenado en estos playoffs no es casual. Barrieron a los Grizzlies con un 4-0, y como premio obtuvieron nueve días de descanso mientras los Heat se batían el cobre hasta el último partido con los Pacers. Y la victoria de anoche tiene premio también. El factor cancha ahora descansa en el parquet del AT&T Center de San Antonio.

El partido comenzó con declaración de intenciones de los Spurs, que pusieron un parcial de inicio de 2-9 que dejaba claro que no habían venido a ver como los Heat salen campeones de esta final. Los locales se rehicieron y tomaron el mando del partido durante toda la primera parte gracias a los puntos de Wade y Lebron (13 y 10 al descanso respectivamente), más el acierto exterior de Allen y Miller. Pero los Spurs nunca les dejaron irse en el marcador, ya que Parker (9 puntos y 4 asistencias) y Duncan (12 puntos y 9 rebotes) resultaron imparables, con Ginóbili y Leonard como escuderos. El veterano pivot de los Spurs remató su gran primera parte con un excelente tiro en suspensión sobre la bocina del descanso, dejando a los Heat solamente tres arriba (52-49).

El tercer cuarto fue una continuación absoluta de lo visto en la primera parte, con intercambio de canastas y ventajas cortas para Miami. Daba la sensación de que al final serían los Heat los que se llevarían la victoria, ya que iban ganando el rebote, mantenían un buen porcentaje de tiro gracias a su ‘Big Three’ y Allen, apenas perdían balones y administraban el marcador bien. Pero San Antonio seguía a lo suyo también, sin que sus estrellas perdieran el hilo del partido, logrando mantener la desventaja de inicio al final del cuarto (72-69).

El último cuarto trajo un vuelco inesperado al partido. A falta de nueve minutos, los Heat seguían tres arriba (76-73), y un gancho de Splitter y dos tiros libres de Parker dieron el control definitivo de la situación a los Spurs. Fueron cinco minutos en los que los de Popovich se volvieron imparables, completando un parcial de 5-15 que les dejaba con la victoria en la mano tras un triple de Green (81-88). Una bandeja de James y tres tiros libres de Allen volvieron a ajustar el marcador, y dos puntos más para cada equipo desde la personal por Duncan, que acabó con 21 puntos y 14 rebotes, y el propio Lebron, que remataba su ‘triple doble’ (18 puntos, 18 rebotes y 10 asistencias) dejaban las espadas en todo lo alto a 31 segundos del final (88-90). Esa última posesión de los Spurs quedó en manos de Tony Parker, que estuvo a punto de perder el balón tres veces en una jugada loca en la que logró rehacerse para rematar a Miami con un espectacular tiro a tabla a décimas de la bocina de los 24 segundos, poniendo el 88-92 definitivo en el electrónico. El domingo, segundo asalto de esta trepidante final que se empieza a poner cuesta arriba para los Heat en el mismo escenario.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies