Cavani será el matador del PSG

Edinson Cavani, recién fichado por el Paris Saint Germain por 64 millones de €, es el cuarto fichaje más caro de la historia del fútbol. Analizamos las características, trayectoria y futuro en el club parisino de “El Matador”.

La Ligue 1 está rompiendo el mercado de fichajes europeo a base de petro-dólares. Desde la llegada del jeque Nasse Al-Khelaifi al PSG en octubre de 2011, el club parisino ha invertido más de 240 millones de euros en crear un equipo que domine la liga francesa y luche por el cetro continental.

Sin embargo, hasta esta semana no era el club que podía presumir de haber hecho el fichaje estrella del verano en el campeonato francés. Ese honor parecía habérselo reservado el Mónaco de Dmitri Rybolovlev con el fichaje de Radamel Falcao por 60 millones de euros, que está tirando la casa por la ventana con un total de 130 millones, sin olvidarnos de la posible incorporación de Hulk desde el Zenit. La llegada del delantero brasileño supondría 60 millones de euros más para el bolsillo sin fondo de Rybolovlev si se llegara a materializar.

La respuesta desde la capital francesa a la espectacular inversión desde el Principado se ha hecho esperar, pero no ha decepcionado a nadie. El elegido para contrarrestar el “efecto Mónaco” ha sido Edinson Cavani. El PSG ha pagado al Nápoles 64 millones de euros, situando el traspaso como el mayor de la historia del campeonato francés y el cuarto más elevado de la historia del fútbol, tras el podio de fichajes madridistas formado por Cristiano Ronaldo (95 M. €), Zidane (78 M. €) y Kaká (65 M. €).

Cavani tiene 26 años y es uruguayo con ascendencia italiana. Es un delantero puro, un autentico rematador, sin grandes alardes técnicos pero con un excelente golpeo de balón. Es habitual verle marcar al primer toque, aunque también domina el remate de cabeza y suele prodigarse en el disparo desde la frontal y en el lanzamiento de libres directos con bastante efectividad.

Cavani llegó a Italia en enero de 2007 tras formarse en las categorías inferiores del Danubio FC de Montevideo y debutar con el primer equipo en 2006. Fue campeón del Torneo Apertura, jugando 29 partidos y anotando 12 goles. Ya se le relacionó entonces con el Milán, la Juve y Boca, pero sin embargo, fue el Palermo quien le contrató tras pagar 5 millones de euros. En su primeras dos temporadas no brilló especialmente en el equipo rosanero ya que solo anotó 7 goles en 43 partidos.

Las dos siguientes temporadas en el Palermo dió un salto de calidad y anotó 30 goles más que le pusieron en el mapa futbolístico del Calcio, llevándole a fichar por el Nápoles en 2010 por 16 millones de euros

En su estancia en el Nápoles ha alcanzado su plenitud futbolística. No tardó en convertirse en el líder en el campo de los azzurri, disparando su promedio goleador hasta casi el doble. En su primera temporada ya anotó 26 goles, con brillantes actuaciones que le colocaron en el equipo ideal de la liga y como segundo mejor jugador del campeonato por detrás de Ibrahimovic.

En la 2011-2012 hizo 23 goles más en la Serie A, repitiendo en el equipo ideal. Pero su gran temporada ha sido la última sin duda. El Nápoles fue subcampeón de liga y Cavani, el máximo goleador de la liga con 29 goles. Tres espectaculares temporadas que le han situado entre los mejores delanteros del mundo, llevando a los equipos más grandes de Europa a intentar hacerse con sus servicios.

Hubo interés del Chelsea o del City, y durante unos días parecío casi cierto que Cavani iba a fichar por el Real Madrid, que estaba buscando alternativas a la ya no tan clara salida de Higuaín. El propio jugador declaró durante la Copa Confederaciones de Brasil que era un sueño para él jugar en el equipo blanco , pero las altas pretensiones del Nápoles, la ausencia de ofertas interesantes por “el pipita” y la decisión última de la directiva madridista de no fichar ningún delantero detuvo la operación. 

La llegada de Cavani a París va a generar algunas incógnitas en el futuro inmediato del PSG. La principal es la presencia en el equipo como estrella absoluta de Zlatan Ibrahimovic. El genial y excéntrico delantero sueco, que ha sido clave para que el PSG fuera campeón de liga esta temporada como el máximo goleador, tiene un carácter bastante difícil y no suele llevar bien la presencia de otros gallos en el corral, terminando en enfrentamientos con compañeros y entrenadores (no es difícil recordar su paso por el Barça, por ejemplo). Una eventual suplencia de Ibra traería muchos quebraderos de cabeza a Blanc si no decidiera alinear a los dos delanteros y terminara apostando por el salteño.

No han tardado en aparecer rumores que le situaban en el Real Madrid tras la partida de Ancelotti y conocerse el fichaje de Cavani, aunque una cláusula acordada en el fichaje del entrenador italiano imposibilita que el Madrid pueda fichar jugadores del PSG esta temporada. Además, esta incorporación pone en la puerta de salida a Kevin Gameiro, que negocia su fichaje con el Sevilla tras el traspaso de Negredo, y deja en una situación bastante complicada a Lavezzi, que verá reducidos exponecialmente sus minutos de juego.

No hay duda de que el fichaje es un gran acierto y puede elevar el estatus del equipo al de los aspirantes serios a luchar por la Champions, pero sin duda, también pondrá a prueba la capacidad de gestionar un gran vestuario de Laurent Blanc.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies