El lado oscuro del fútbol

Terminadas las competiciones, no sólo los puntos son los decisores finales de las clasificaciones. Varios son los clubes españoles que ven que su futuro se decide en unos tribunales. Históricos como Racing de Santader o Salamanca peligran. Es la parte oscura del deporte rey.

Parece que una temporada se finaliza con el último pitido del colegiado en el encuentro final del año. Nada más lejos de la realidad. Por causas como deudas, alineaciones indebidas, impagos, varios clubes pueden perder la categoría e incluso llegar al punto de tener que disolver el equipo.

Uno de los casos más sonados de nuestro fútbol actual es el del Racing de Santander. En apenas cinco años ha pasado de jugar la UEFA a descender a Segunda B, y con el añadido del riesgo de no poder ser inscrito en la categoría,  por no tener liquidez para pagar los 400.000 euros de aval que exige la RFEF.

Al final, al límite, el club cántabro ha conseguido ingresar el dinero requerido y jugará el próximo curso en Segunda B. Además, el Racing ha iniciado una ampliación de capital que ha dejado prácticamente fuera al indio Aly Syed y a su empresa WGA, cuya participación resulta menor al 1%.

Otro de los casos que más controversia está creando es el descenso administrativo del Guadalajara SAD. Tras muchos recursos, el Comité Español de Disciplina Deportiva (CEDD) ha desestimado la petición de los alcarreños de mantener la categoría. Tras una buena temporada, el Guadalajara desciende a Segunda B en los despachos, cediendo su plaza de la Liga Adelante al Murcia. Y todo por un supuesto fraude a la hora de convertir el club en una sociedad anónima. Es triste que por cuestiones de segundo plato como es el dinero, todo el esfuerzo y sudor de unos jugadores durante una temporada entera no sirva para nada.

La UD Salamanca ha desaparecido por deudas acumuladas e impagos, y su plaza en Segunda B ha salido a subasta. El Xerez, otro clásico de nuestro fútbol está también en proceso de disolución,  igualmente por  deudas que ascienden hasta los 5.800.000 euros. En el caso de disolución, se crearía el Xerez Deportivo, una especie de tabla de salvación para mantener el nombre. Tebas quiere disolverlo debido a que considera “insostenible” la situación del club asturiano.

Pero no todo es descender. La Cultural Leonesa, que consiguió con su esfuerzo una plaza de ascenso a la Segunda División B ha estado a punto de no consumar su ascenso, al estar en concurso de acreedores y con una deuda elevadísima era completamente inviable para el club dar el gran salto. Finalmente, presentó el aval necesario de 400.000 euros tras semanas de incertidumbre.

Situaciones tristes que nos recuerdan que lamentablemente el dinero es quien finalmente gestiona casi todos los ámbitos de nuestro día a día. El lado oscuro, lo que no se ve.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies