La Catedral del fútbol renace

El nuevo estadio de San Mamés emerge a la sombra de la mítica catedral del fútbol español. Tendrá 53.000 localidades y un sistema de iluminación externo similar al del Allianz Arena. Se encuentra a 3/4 de construcción y será utilizable para la segunda jornada de Liga.

La temporada 2012-2013 ha sido la última en la que el Athletic Club de Bilbao ha jugado en ‘La Catedral’ después de casi cien años. El histórico estadio, obra del arquitecto Manuel María Smith, fue inaugurado el 21 de agosto de 1913 con un torneo que disputaron el Racing de Irún, el Shepherd’s Bush FC inglés y el propio Athletic, anotando Rafael Moreno Aranzadi ‘Pichichi’ el primer gol de la historia del estadio.

Desde ese primer torneo, San Mamés, que fue sufriendo constantes reformas y ampliaciones a lo largo de su existencia como la construcción del mítico arco de San Mamés en 1953 o la adaptación del estadio para el Mundial de 1982, ha sido testigo de casi toda la historia del Athletic. En él celebraron los leones sus ocho campeonatos de Liga y diecinueve de sus veintitrés campeonatos de Copa. Pero también hubo tiempo para noches amargas, como la derrota en la final de la Copa de la UEFA de 1977 ante la Juve por el valor doble de los goles como visitante, cuando aún se disputaba a doble partido. La despedida del estadio se celebró el pasado 5 de junio, con un partido amistoso entre el Athletic y una selección de jugadores naturales de Vizcaya en la que Alain Arroyo, del CD Mirandés, anotó el último gol en ‘La Catedral’.

La primera piedra del nuevo estadio se colocó el 26 de mayo de 2010, pero el proyecto de construirlo se ha ido gestando durante casi veinte años. La posibilidad se comenzó a valorar en los años 90, ya que San Mamés se iba quedando obsoleto y cada vez resultaba más difícil cumplir las exigencias de seguridad de la UEFA. Ya se presentaron los primeros proyectos en esos años sin salir adelante ninguno, hasta que en el año 2000 se aprobara en la asamblea de socios la futura construcción de un nuevo San Mamés bajo la presidencia de Javier Uría.

En 2004 el Ayuntamiento de Bilbao aprobó el plan de renovación urbanística de San Mamés, que incluyó la construcción del nuevo estadio en los terrenos de la antigua feria de muestras colindantes a ‘La Catedral’, que son propiedad del club. En 2007 se aprobó la construcción en la asamblea de socios y se fundó la sociedad San Mamés Barria S.L., compuesta por el Athletic, la BBK y la Diputación Foral de Vizcaya como propietarios del nuevo San Mamés, con un coste final para las partes de 173 millones de € a repartir entre el Athletic, la BBK, la Diputación Foral, el ayuntamiento de Bilbao y el gobierno vasco.

La nueva ‘Catedral’ fue diseñada por César Azkárate de ACXT-IDOM. Dispondrá de más de 53.000 localidades y cumplirá la normativa UEFA para ser nombrado ‘Estadio de Élite’, con lo que podrá albergar finales europeas y ser utilizado en mundiales. Actualmente se encuentra a 3/4 de construcción, con la previsión de acabar las obras tras el derribo del antiguo estadio, construyendo la tribuna sur a lo largo del próximo año y medio y finalizando en 2015.

El nuevo San Mamés está diseñado para mejorar el sonido envolvente de los cánticos de los aficionados y tendrá una apariencia exterior similar a la del Allianz Arena de Munich, con una estructura metálica con escamas de cristal con un complejo código de iluminación con estados distintos que variarán a lo largo de la semana. Se iluminaría en blanco durante la noche, en rojiblanco el día de partido y se vería un brillante chisporroteo al producirse un gol del Athletic. El proyecto se completará con un módulo de atletismo, un centro de innovación deportiva, un centro médico, un polideportivo municipal y la cesión de parte de los terrenos al nuevo campus de la Universidad del País Vasco.

 

La construcción del nuevo estadio ha tenido una gran acogida entre los socios del club en general, aunque ha generado alguna que otra polémica. El club podrá aumentar el cupo de socios en 9.000 más hasta los 43.000, lo cual no ha impedido que suba las cuotas para la próxima temporada, con las consiguientes quejas de éstos. Tampoco han sido bien recibidos del todo el plan de reubicación de los asientos asignados, ya que muchos socios buscan que les asignen una localidad con un coste similar a la que tenían en el antiguo estadio, lo cual es realmente difícil con la subida de cuotas.

Otro elemento que ha suscitado múltiples quejas es la ausencia de ascensores que lleguen a las gradas más altas del estadio, pero el club comenzó inmediatamente a estudiar el problema para solucionarlo. El club preveía que no se pudiera utilizar el estadio hasta el 15 de septiembre teniendo que desplazar al equipo y a la afición a Anoeta, pero las obras aceleran y actualmente se planea un partido amistoso en el estadio para el día 21 de agosto, cuatro días del que sería el primer partido en casa ante el Osasuna en la segunda jornada de la próxima liga.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies