Benzema desequilibra la balanza (1-0)

El Real Madrid ganó 1-0 al PSG en el ‘Superpartido’ de Göteborg. Benzema despertó de su letargo y marcó el gol decisivo en el minuto 23. Otro buen partido de Carvajal y Nacho. Sirigu, el mejor de los de Blanc.

El nuevo Madrid de Ancelotti sigue quemando etapas en la pretemporada 2013-2014. El entrenador italiano volvió a alinear a los mismos once titulares del pasado miércoles ante el Lyon y la confianza depositada le fue devuelta sobre todo en la primera parte con momentos de buen fútbol.

Sobre el inusualmente estrecho campo del estadio Ullevi se desplegaron dos equipos que parecían dirigidos por el mismo entrenador y el partido resultó muy equilibrado de inicio. La continuidad de Blanc con las ideas de Carletto y la influencia cada vez más evidente de las mismas en su nuevo equipo resultó con dos equipos prácticamente calcados en ataque y en defensa, con las mismas dificultades para defender y recuperar el balón, pero con mucha facilidad para llegar a la frontal contraria cuando consiguen robarlo. Y en el intercambio de golpes, casi siempre pesan más los del Madrid.

El equipo blanco apostó de inicio por la posesión del balón, con buenas combinaciones de los tres jugones del mediocampo con Cristiano y Benzema en la frontal del PSG, que buscó llevar el partido por los mismos derroteros a través de Pastore, Moura e Ibra. Tras 23 minutos muy igualados, el Madrid tiró de la que sigue siendo su mejor arma a pesar del cambio de estilo que se espera para esta temporada, la contra, y se plantó en tres pases entre Cristiano, Özil y Benzema en la frontal de los parisinos para que el aletargadísimo delantero francés batiera a Sirigu con un disparo raso muy ajustado al palo izquierdo del portero italiano.

Tras el gol, el partido cambió. El Madrid reculó progresivamente y fue cediendo el control del balón a los parisinos. La estrechez del campo facilitó mucho la defensa por acumulación de hombres en el medio al equipo de Ancelotti, y el PSG, que manejaba el balón con tranquilidad, pero con lentitud, sin encontrar resquicios en la poblada frontal blanca. El escenario perfecto para que el Madrid siguiera haciendo lo que mejor sabe hasta el descanso. Además, Carvajal y Nacho estuvieron a gran nivel junto con Pepe, sabiendo frenar regularmente al gigante sueco del PSG, lo que facilitaba salir a la contra a menudo.

La segunda parte trajo los primeros cambios por parte de Ancelotti. Di María y Casemiro tomaron la alternativa a Isco y Modric, y el Madrid siguió a lo suyo. El PSG iba incrementando el porcentaje de posesión a medida que pasaban los minutos, pero no ponía a prueba a Diego López porque no jugaba el balón con velocidad y las caídas a banda de Ibra, que se perdía regateando, frenaban las jugadas en vez de crear espacios.

El Madrid lanzaba sus cuchillos a la contra sin terminar de rematar, ya que Sirigu se empeñó en no encajar más goles en los minutos que quedaban, y los cambios de Blanc refrescaron la medular gala, pero no sirvieron para ganar gol, con lo que el partido no varió. Ancelotti buscó aire fresco arriba dando entrada a Kaká, errático de nuevo, y a Morata, que si supo aprovechar los minutos con sus movimientos y su buen manejo del balón de espaldas a portería. Al final, una victoria importante para el Madrid, más por el refuerzo moral que supone la mejoría progresiva del juego del equipo que por el valor (nulo) del partido.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies