Crisis mundial en el fútbol de selecciones

Mucho se habla últimamente del mal momento que atraviesa la Selección española de fútbol pero, ¿a caso están bien el resto de las grandes selecciones?

Nadie pone en duda que a día de hoy los hombres de Vicente del Bosque no pasan por su mejor momento. Aquella selección que enamoró al mundo del fútbol hace no mucho, ahora pelea por salir a flote y encontrar su estilo. Pero si uno se detiene un solo instante a ver como se encuentran en estos momento el resto de selecciones, se dará cuenta que algunas viven momentos más oscuros que los de la ‘Roja’.

No hace falta irse muy lejos. La actual campeona del mundo Alemania, ha recibido muchos palos por parte de la prensa alemana en los últimos meses. Pese a haber conseguido su cuarto trono mundial en Brasil y desplegar un buen fútbol (aunque es verdad que hasta los cuartos de final no comenzaron a mostrar su mejor nivel), el combinado dirigido por Joachim Low parece no convencer con su juego. Malos resultados en la fase de clasificación, como la derrota frente a Polonia o el empate con Irlanda, sumados a victorias poco convincentes como la de la pasada semana frente a Georgia, hacen ver que el conjunto alemán está un escalón por debajo al del pasado mundial. Calidad y juventud hay mucha, pero quizás la confianza sea menor.

Otro de los combinados que tampoco vive su mejor momento es la Holanda de Guus Hiddink. Ese equipo sólido a pesar de su juventud que armó Van Gaal un año atrás, parece haber perdido sus signos de identidad.  Y prueba de ello son el tercer lugar que ocupa en su grupo de clasificación para la Eurocopa y que equipos como Islandia o República Checa, que a priori son inferiores, se encuentren por encima de la ‘Orange’.

Un caso curioso es el de la que fuera campeona del mundo en el 2006, Italia. Es verdad que los ‘azurri’ nunca se caracterizaron por su gran juego o por ser una selección goleadora, pero las cuatro estrellas que llevan bordadas en el pecho tienen sus razones. El combinado que ahora dirige Antonio Conte anda sin rumbo, con unas convocatorias en las que cada dos por tres hay numerosos cambios y en el que tienen pocas esperanzas depositadas sus aficionados. Dejando aparte la final de la Eurocopa disputada en 2012, los italianos han defraudado en las dos últimas citas mundialistas, dónde no fueron capaces de superar la fase de grupos.

Y como no, los que durante muchos años han sido los reyes del fútbol, y que a día de hoy continúan siendo la selección con más mundiales de la historia, Brasil. La Canarinha se hundió hace nueve meses tras el ‘mineirazo’. El siete a uno que le endosó Alemania en su casa, en ‘su’ mundial, puso punto y final a un proyecto que desde hacía mucho tiempo parecía dejar entrever que tarde o temprano naufragaría. Sin embargo, el retorno de Dunga no parece haber aportado algo distinto a los brasileños. Es verdad que desde su llegada no han perdido, pero la solidez era algo que ya aportó Scolari en el pasado. Brasil sufre una auténtica crisis de identidad, dónde Neymar parece ser el único que reluce entre un montón de carbón. Poco o nada queda ya de aquel Brasil de principios de siglo, que de la mano de los Ronaldinho, Ronaldo y Rivaldo, maravilló a todos.

Otras selecciones como Francia, Uruguay o la subcampeona del mundo Argentina también viven momentos menos gloriosos que años atrás. Los franceses poseen mucho talento, aunque Blanc parece no saber cómo hacerlos funcionar en conjunto, y frente a selecciones grandes como Brasil o Alemania, han demostrado no estar a la altura. Los uruguayos por el contrario son una selección que ha crecido en los últimos años, pero para nada se acercan al nivel de que aquella Uruguay de los años 30 que logró dos mundiales. Y los argentinos, pese a llegar a la final de Brasil y tener en su equipo al quizás sea el mejor jugador del mundo, Leo Messi, no son una selección fiable.

En definitiva, se podría concluir que pese a que España vive uno de sus peores momentos desde el 2008, el resto de selecciones tampoco consiguen demostrar una superioridad abrumadora. Mientras que el fútbol de clubes se pueda encontrar en estos momentos bastante desequilibrado con tres grandes equipos a los que pocos pueden hacer frente, como son Real Madrid, Barcelona y Bayern, en el fútbol de selecciones todo se iguala y más que nunca los equipos pequeños pueden hacer frente a los grandes reyes mundiales.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies