Cuatro finales a vida o muerte para Serbia

La selección serbia de los Ivanovic, Matic, Tadic, Markovic y compañía atraviesa un mal momento de forma, como denota su fase de clasificación para la Eurocopa 2016. Desde los serios altercados del Serbia – Albania, el conjunto de Radovan Ćurčić no ha puntuado y son penúltimos con un solo punto. Serbia deberá demostrar su potencial en los 4 partidos restantes para, al menos, pasar como segunda de grupo.

Es sorprendente que una selección como la de Serbia esté sufriendo tanto en el Grupo I de la fase de clasificación para la Eurocopa de Francia en 2016. A día de hoy, está lejos de alcanzar la segunda plaza que le dé un billete a tierras galas, y se puede descartar la posibilidad de que sean los mejor terceros en su grupo, ya que en grupos como el D hay hasta 4 equipos luchando por pasar (Polonia, Alemania, Escocia y República de Irlanda). Con tan solo un punto de 12 posibles, los serbios son penúltimos de su grupo y comparten la misma puntuación que Armenia, con quien empataron el primer partido el 11 de octubre de 2014.

El segundo encuentro lo disputaron frente Albania el 14 de octubre y lo que finalmente ocurrió en el estadio de Partizán (Belgrado) fue bochornoso. Un dron -en este caso un helicóptero pequeño- que portaba una bandera nacionalista albanesa sobrevoló el estadio ante el asombro de aficionados y futbolistas. El defensa serbio Mitrovic recogía la bandera y algunos futbolistas albaneses se lanzaron sobre él, pidiéndole explicaciones. Surgía así una tangana entre jugadores y poco después, una tímida amenaza de invasión de campo por parte de aficionados radicales. A la postre, el partido fue suspendido, la UEFA le dio la victoria a Serbia para luego restarle 3 puntos, es decir, como si hubiera perdido el choque.

El encuentro había sido calificado de alto riesgo por las difíciles relaciones entre los habitantes de ambos países debido a la independencia en 2008 de la provincia serbia de Kosovo, poblada mayoritariamente por albaneses. De esta manera, sorprendió menos, si cabe, este lamentable incidente.

Después de la decisión de la UEFA, llegaron las sanciones económicas y deportivas. 100.000€ de sanción a las federaciones de Serbia y Albania y además se imponía una sanción de 2 partidos a puerta cerrada en los siguientes partidos de Serbia como local: frente a Dinamarca (perdieron 1-3) y Armenia el 4 de septiembre de 2015. Como es evidente, ambas federaciones recurrieron al TAS, que recibió sus alegaciones el pasado 8 de enero.

Al bloque de Radovan Ćurčić no le sentó para nada bien la sación de la UEFA, porque un mes más tarde perderían frente a Dinamarca a puerta cerrada por 1-3, por lo que seguían con un punto en la clasificación. Con más de 3 meses para confeccionar al equipo y para preparar el próximo encuentro, la selección serbia era consciente del siguiente reto que tendrían que afrontar: Portugal a domicilio.

La derrota por 2-1 -que dejó un espectacular tanto de Matic- dejaba muy tocados a los de Radovan, que después del partido declaró: “Esperaba que los dos equipos tuvieran ocasiones. Pero hemos concedido dos goles en los peores momentos y es muy duro dar la vuelta a un resultado así ante Portugal, que es un gran equipo a la contra. El primer gol ha sido un error defensivo y hemos reaccionado tarde. Hemos tenido problemas a balón parado".

"Tras este tanto hemos tomado más riesgos, hemos marcado pero el empate nos ha durado menos de cinco minutos. No tengo nada que decir a mis jugadores. Portugal ha sido mejor y ya está”.

Actualmente, Serbia ocupa la posición número 40 en el ranking FIFA con jugadores como Nastasic (Schalke 04), Kolarov (Manchester City), Ivanovic y Memanja Matic (Chelsea), Markovic (Liverpool), Tadic y Djuricic (Southampton) o Aleksandar Mitrovic (Anderlecht). Solo como anécdota, una hipotética selección de la antigua Yugoslavia (serbios, croatas, montenegrinos, bosnios, macedonios y eslovenos) podría reunir -además de a los serbios mencionados previamente- a futbolistas como Modric, Rakitic, Mandzukic, Dzeko o Miralem Pjanic.

Los 6 puntos que le separan de Dinamarca y Albania son muy salvables si este plantillón carbura en los 4 partidos que les quedan: Dinamarca fuera, Armenia en su estadio (a puerta vacía), su queridísima Albania a domicilio y, por último, un partido de vida o muerte como el que será el Serbia – Portugal con una afición que se volcará si todavía tienen opciones.

Como aficionados y amantes del buen fútbol, sería duro no ver a los jugadores serbios en una competición como la Eurocopa. Es cierto que nunca han ganado ninguna, pero lo más sensato es que se prefiera ver a selecciones competitivas, y Serbia todavía puede llegar a serlo. Son cuatro finales las que decidirán si Serbia merece o no viajar a Francia. Habrá que estar muy atentos.

Twitter: @_AngelPerales

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies