Al Madrid le vale media hora para tumbar al Tottenham (2-0)

CRÓNICA Y VÍDEO. El Real Madrid se clasificó para la final de la Audi Cup 2015 tras vencer a un Tottenham superado y aletargado. James Rodríguez adelantó a los blancos a la media hora de partido, en los mejores minutos del conjunto merengue, mientras que Bale logró salvar su actuación en la recta final del duelo. Marco Asensio y Borja Mayoral debutaron con el primer equipo.

Alemania solía ser una tierra hostil para el Real Madrid. El hogar de las peores pesadillas merengues, un infierno en el que cualquier medianía podía doblegar al conjunto español. La BBC y Carlo Ancelotti cambiaron todo eso en 2014, arrasando como los aliados con un 1-6 en Gelsenkirchen y un 0-4 histórico en el Allianz Arena. Un resultado del que Pep Guardiola aún no se ha recuperado en Múnich y que le hizo sangrar. Como Batman a Superman. Desde entonces, ya se sabe, los ex futbolistas del Bayern parecen hacer cola para 'atizar' a su técnico (el cual no ha dejado de ganar títulos, pero esa es otra historia).

En el mismo escenario que entonces, Madrid y Tottenham se vieron las caras con las carteras en el bolsillo. Un partido que arrancó con un ritmo mucho más profesional que lo visto hasta ahora por el lejano oriente. El Tottenham abre la Premier League en apenas cuatro días y sus piernas están, cuanto menos, preparadas para el reto. No tanto las del Madrid, a las que les costó algunos minutos de más poder responder. Así, Kyle Walker protagonizó la primera escapada de la tarde volviendo loco a Marcelo con una eficaz pared y ceder atrás para Erik Lamela. El argentino llegó tarde y falló al intentar un remate desde el suelo que se perdió alto, muy alto. Como su carrera en la liga inglesa.

Con Benzema en Madrid tocado -y cuestionado-, Jesé volvió a sentirse grande en la delantera merengue. Como cuando batió todos los récords de Butragueño en el Castilla, el canario fue el hombre más adelantado y suyas, las mejores ocasiones. Segundos después de la intentona spur, el '20' cazó un balón largo dentro del área, más propio para un centro, con una volea inspirada por Van Basten. El zapatazo se estrelló en el larguero con violencia, tanto que la bola acabó en la otra banda, la izquierda.

Precisamente, desde ese carril llegó el primer milagro de Vorm bajo palos. Esta vez arrancó Jesé fuera del área, recortó hacia dentro con esa técnica de fútbol callejero y le pegó con el interior al palo largo, abajo y con efecto hacia dentro. Una de esas definiciones que tanto gustaban a Thierry Henry, aunque el guardameta leyó el guión y lo tenía más que aprendido. Con una mano salvó el tanto.

El Tottenham vio las orejas al lobo y decidió refugiarse en la madriguera, saliendo de ella en contadas ocasiones para probar fortuna desde lejos. Como Eriksen a los 13 minutos, con un disparo desde la frontal despejado por Kiko Casilla con algún que otro apuro. James Rodríguez no quiso ser menos y repitió el mismo procedimiento, pero en el campo contrario y desde la banda derecha. Entre medias, la tranquilidad. Fútbol pausado, de posesiones largas para uno y otro equipo. Un reparto demasiado equitativo en la medular, y más teniendo en cuenta que un bando contaba con Kroos y Modric en sus filas.

Al centrocampista alemán le costó entrar en juego, cargado con las labores más sucias y poco agraciadas del juego. Todo lo contrario que Luka, cuyos mejores minutos supusieron los momentos más virtuosos del Real Madrid. El croata conectó con Isco y James, volcando el ataque madridista sobre la portería de Vorm. Un remate de cabeza de Bale tras un saque de falta de James y un disparo del propio Modric, desviado por Wimmer y salvado in extremis por el portero, sirvieron de prólogo para el tanto blanco.

El honor lo tuvo James, quien usa poco la cabeza (para rematar, entiéndase) pero resulta mortal cuando lo hace. Desde la banda izquierda, Isco mandó un regate de lujo directo a YouTube y sirvió un centro preciso al corazón del área. El colombiano apenas tuvo que dirigir el cuello para que la pelota se desviase al primer palo, inalcanzable para Vorm.

El tanto llegó a los 36 minutos, pero terminó por matar a un Tottenham asustadizo e inofensivo. Hubo que esperar hasta el segundo tiempo para que los cambios animaran un partido que inexplicablemente pasó a mejor vida. Unos tenían la cabeza en el duelo ante el Manchester United del próximo sábado. Los otros daban por asegurada su presencia en la finalísima del miércoles.

Benítez intentó no desmantelar el once con tan solo dos cambios tras la reanudación, pero visto el yermo en el que se había convertido el césped del Allianz Arena tiró de inventiva. Al final, tan solo tres futbolistas de los que iniciaron el partido lo acabaron (Danilo, Varane y Casillas), mientras que los campeones de Europa –Asensio y Mayoral– pudieron debutar al fin con el primer equipo.

El que estaba llamado a ser el hombre del partido, Gareth Bale, fue la comidilla de todos los debates en redes sociales. No tenía a Cristiano Ronaldo 'robándole' la banda izquierda, pero Benítez le colocó de mediapunta. Con Isco y James muy activos por sus bandas, el galés quedó encerrado en una jaula de la que le costaba horrores salir. Por fortuna para él, ganó algo de tiempo y crédito casi al borde de la sustitución, a los 78 minutos, robando un balón en el centro del campo y conduciendo hasta la frontal para marcar con un disparo potente y raso.

Fue el punto y final para una nueva victoria del Real Madrid, inexpugnable en defensa pero algo lento en ataque. Ordenado, dirán algunos. La final del miércoles permitirá valor mejor la situación de un equipo sólido y estable, menos caótico y anárquico que en la etapa de Ancelotti. Y menos divertido, por qué no decirlo.

  • Ficha técnica

REAL MADRID: Kiko Casilla; Danilo, Varane, Ramos (Nacho, 68'), Marcelo (Arbeloa, 60'); Kroos (Casemiro, 45'), Modric (Illarramendi, 60'); James (Lucas Vázquez, 45'), Bale (Borja Mayoral, 80'), Isco (Marco Asensio, 68'); Jesé (Cheryshev, 60')

TOTTENHAM: Vorm; Walker, Alderweireld, Wimmer (Vertonghen, 45'), Rose; Alli (Winks, 68'), Dier (Bentaleb, 45'); Dembele, Lamela (Chadli, 45'), Eriksen (Carroll, 68'); Kane (Onomah, 85')

Goles: James (36') y Bale (78')

Árbitro: Günter Perl.

Estadio: Allianz Arena.

Twitter: @NJSaez

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies