El Bayern ‘posee’ la Audi Cup ante un Madrid en prácticas (1-0)

CRÓNICA Y VÍDEO. El Bayern Múnich se llevó la Audi Cup 2015 con un gol de Robert Lewandowski en los minutos finales del partido. El Real Madrid, que no utilizó a Gareth Bale y dejó a Modric o James en el banquillo, apenas generó peligro sobre el marco de Neuer. Keylor Navas tuvo que emplearse a fondo para evitar un marcador más abultado.

Verano es la época de los becarios. No importa el ámbito, ya sea el periodismo, el turismo o la publicidad. En esta España de hoy, los puede haber hasta en una panadería. Ya se sabe, muchas horas y poco sueldo bajo la promesa de un posible contrato. En el fútbol, la ecuación es inversa (pocas horas y mucho salario), aunque se mantiene el incentivo: hacerse con un hueco en el primer equipo. Hasta el momento, al Real Madrid le habían salvado los muebles los indefinidos, pero Benítez quiso probar (que para algo es pretemporada) y dio una oportunidad a aquellos que quizás no la tengan durante el curso.

Como cabe esperar en un duelo de caballeros, el local tuvo el honor de iniciar la contienda golpeando primero. Thomas Müller inició el bombardeo sobre el marco de Keylor Navas con un disparo desde fuera del área a los dos minutos. Cinco más tarde, era Toni Kroos quien hacía valer que jugaba 'en casa' con un buen lanzamiento desde la frontal. El alemán fue, con diferencia, lo mejor del Real Madrid en todo el partido. Jugar con un centrocampista de corte defensivo (Casemiro primero e Illarra después) le permitió alejarse de los centrales y explorar con cierta libertad las inmediaciones del área rival. Donde mejor explota su talento.

Benítez apostó por un once compacto pero donde faltaban estrellas. Algunas por obligación (Cristiano y Benzema) y otras por gusto (James y Bale). La comparación más evidente y odiosa llegó a los 22 minutos. El Real Madrid lanzó un contragolpe idéntico a aquel que puso el 0-3 en el marcador del Allianz Arena hace poco más de un año. Entonces, condujo Bale y remachó Cristiano Ronaldo. Esta vez le tocó a Sergio Ramos y el balón se perdió con un tres para dos favorable a los blancos. "Menos mal que es un amistoso", pensaría Rafa.

Quitando ese 'quiero y no puedo' del Real Madrid, el resto del primer tiempo estuvo dominado por un Bayern Múnich que lo hizo todo, menos lo más importante: meter. Los alemanes se prepararon las palomitas, se sirvieron una buena pinta pero cuando acudieron al salón, el mando de la TV había caído en otras manos. Douglas Costa fue un quebradero de cabeza constante para Carvajal y Nacho, quienes acabaron con cefaleas por culpa del brasileño. Ramos tuvo que sacar bajo palos uno de sus centros, el cual superó a Keylor tras tocar en el '15' madridista y a punto estuvo de ser el 1-0.

La más clara llegó al borde del descanso. Costa apuró hasta el fondo arrastrando defensores por la banda izquierda y cedió atrás buscando la llegada de Götze. En solitario y con cierta tranquilidad para decidir el disparo, Mario se topó con Navas. El guardameta costarricense se hizo enorme en el área pequeña logrando eso que persiguen tantos, lograr que el marco parezca inalcanzable. Lo mismo le ocurrió a Müller unos minutos antes, en el 31 y a pase de Lahm, aunque en esta ocasión el germano estaba escorado hacia la banda derecha y sus opciones eran bastante menores.

Como las combinaciones no daban resultado, el futbolista al que no supo (o no quiso) reconocer Maradona probó fortuna con un disparo desde 30 metros. El lanzamiento fue terrorífico, un desastre con más opciones de acabar en el banderín de córner que en la portería de Keylor, pero Ramos se interpuso en su camino y desvió su dirección. La bola acabó en el palo del lado contrario, teniendo que correr Sergio al rescate de un rechace que pedía ser empujado a gritos.

El protagonismo del '4' madridista se extendió hasta los instantes finales del primer tiempo. En uno de los pocos acercamientos del Madrid al área de Neuer, una segunda jugada tras un córner sin rematador acabó con un centro peligrosísimo al que solo podía llegar Ramos. Boateng lo vio y optó por tirar de veteranía, metió la mano y empujó a su homónimo. Un penalti tan sutil como merecedor de tarjeta roja si el colegiado decide seguir el reglamento a rajatabla. No obstante, al señor Brych siguió su propio código de conducta (o se lo inventó sobre la marcha) y no señaló nada.

El segundo tiempo permitió al Real Madrid ganar algo de terreno y alejar a los bávaros de la portería de Keylor Navas. Illarramendi sustituyó a Casemiro y Modric entró por Isco, formando un trivote en la medular que igualó una posesión insultantemente alemana. Fueron los mejores minutos de los de Benítez, a los que aún les queda una asignatura pendiente: lograr que el centro del campo funcione al mismo nivel que lo hace la defensa y el ataque. En ese momento, la máquina será perfecta.

Mientras tanto, al conjunto blanco tan solo le quedaron los disparos lejanos de Toni Kroos, ya sean en carrera o con lanzamientos de falta directos. Así fue como Neuer evitó un 0-1 que parecía destinado a copar las portadas. De la línea ofensiva madridista no hubo noticias. Desaparecidos en combate. Cheryshev y Lucas Vázquez siembran dudas, mientras que Jesé no estuvo a la altura del nivel desplegado durante toda la pretemporada.

Cuando más entero y sólido parecía el Real Madrid, Robert Lewandowski tuvo una oportunidad de lujo para destriparlo. El polaco, que ya lo hizo hace dos años en Dortmund con cuatro goles que aún duelen, falló a portería vacía una exquisita asistencia de Douglas Costa (sí, una vez más). Por fortuna para él, el delantero tan solo tuvo que esperar 20 minutos para redimirse

A los 85 minutos, y con el Bayern tirando de orgullo para ganar a uno de sus eternos rivales en casa, una falta botada desde la banda derecha acabó en los pies del ariete, que esta vez no tuvo reparos para empujarla dentro del área. Sergio Ramos pudo despejar de cabeza en la frontal, pero falló en su intento y Keylor se quedó vencido. El guardameta confió demasiado en las habilidades de su capitán.

Con Bale expectante en el banquillo del Allianz Arena, el Bayern tan solo tuvo que repetir su modus operandi durante los minutos finales. El esférico quedó preso entre las piernas de los alemanes y el Real Madrid se despidió del partido. La primera derrota de la pretemporada llegó ante uno de esos rivales con los que nunca gusta perder, aunque sea por la mínima y con (bastante) menos rodaje.

  • Ficha técnica

BAYERN MÚNICH: Neuer; Rafinha (Benko, 79'), Benatia, Boateng, Alaba; Lahm (Rode, 45'), Xabi Alonso (Hojbjerg, 64'), Vidal (Bernat, 59'); Götze (Lewandowski, 45'), Douglas Costa y Müller

REAL MADRID: Keylor Navas; Carvajal, Pepe (Nacho, 17'), Sergio Ramos, Marcelo (Arbeloa, 55'); Kroos (Danilo, 71'), Casemiro (Illarramendi, 45'); Lucas Vázquez (Borja Mayoral, 71'), Isco (Modric, 55'), Cheryshev (Marco Asensio, 45'); Jesé (James, 55')

Goles: Lewandowski (85')

Árbitro: Felix Brych. Amonestó a Marcelo (32'), Xabi Alonso (35') y Benatia (49')

Estadio: Allianz Arena. 70.000 espectadores

Twitter: @NJSaez

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies