El Athletic humilla al Barça y le complica el sextete (4-0)

CRÓNICA Y VÍDEO. Al FC Barcelona se le complica el sextete. El Athletic Club, muchísimo más fuerte físicamente, arroyó a los de Luis Enrique como haría un león con una gallina. Un resultado doloroso, con tres goles de Aduriz en algo más de diez minutos y el otro, el que abrió la lata, de San José desde el centro del campo con una indudable colaboración de Ter Stegen.

El Barcelona no salía al campo con los habituales. Como centrales estaban Bartra y Vermaelen. De pivote: Mascherano, acompañado por Sergi Roberto y el no tan extraño en los onces de Luis Enrique, Rafinha. Lo que no era raro, la delantera. Pedro, aunque más fuera que dentro, era el compañero Messi y Suárez. Unas rotaciones consecuencia de la final ganada esta semana al Sevilla.

Aún así, estaba el diez en el campo, ese que con dos faltas y caminando te gana un partido. Aunque en la primera parte un Athletic con mucho más oxígeno lo ahogó, en la segunda ni asomó. Incluso cuando le dejaron respirar, en el minuto 45, Iraizoz puso la mano en la escuadra para que no igualaran el 1-0 que San José puso a los trece minutos de empezar.

Antes de ese tanto, el Athletic empezó a asediar la portería del Barcelona forzando saques de esquina e imponiendo sus metros de más. Se ve que pusieron nervioso a Ter Stegen, porque en un balón que despejó de cabeza cuando podía haber esperado para luego atraparla con las manos, vino del aire a la bota de San José, que pululaba cual escoba por la medular, y a bote pronto colaba desde el medio campo en la portería huérfana del Barça.

Un gol por delante y el Athletic, lejos de echarse atrás, continuó agobiando a su rival, que solo demostró ser tal cuando pisaron el campo en la segunda mitad. La arenga de Luis Enrique en el descanso fue como un despertador. Primero fue Pedro el que hizo temblar a San Mamés con un disparo al larguero, y acto seguido Messi empujando una bola desde el punto de penalti. Ahí de nuevo estuvo la mano de Iraizoz.

Aunque tras tanto agobio, fue Aduriz quien apaciguó los fuegos. Merino gana la banda, la pone al punto de penalti, y ahí el ariete perforó con su mejor arma, la cabeza. Sepultó al Barcelona, porque al rato, y tras un barullo defensivo, empujaba, ahora con el pie, la bola otra vez a las redes de Ter Stegen. 3-0 y con punto y seguido. Porque al poco rato vino el cuarto. Dani Alves provoca un penalti inexplicable, empujando a su marca en el área cuando el balón ni se asomaba por su zona, y como quien no quiere la cosa, triplete de Aduriz en algo más de diez minutos.

Pocas noticias del Barcelona en todo ese tiempo. Muy impreciso, flojo en defensa, y sobre todo, amarrado porque el Athletic Club tenía mucha más energía. Controlaba un balón de amarillo un balón cerca del área, y los locales se tiraban como leones a un cacho de carne. Hicieron honor a su nombre, sin duda. Aunque esos 120 minutos más que sumaron Tibilisi también se notaron.

Pasaron noventa minutos, más tres de añadido, pero el resultado, y el juego, continuó igual: 4-0. Ahora el Camp Nou aguarda. Cuatro goles es mucho margen, pero el Barça es mucho Barça. Ya Mascherano, al terminar el partido, avisó: “Que no nos den por muertos”.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies