El Arsenal tira de oficio para sumar su primera victoria (1-2)

El Arsenal cosechó su primer triunfo de la temporada ante el Crystal Palace tras el fiasco de la primera jornada recuperando, por tramos, su mejor juego. Giroud abrió la lata con un golazo tras remate de tijera, Ward empató y ya en la segunda, un gol en propia de Delaney hizo justicia. Buen partido de Mesut Özil.

Necesitaba vencer el Arsenal de Wenger tras su derrota en casa frente al West Ham con Petr Cech como principal responsable. El meta checo, eso sí, encajó su tercer gol en dos partidos, una cifra demasiado elevada teniendo en cuenta sus mejores años en el Chelsea, pero que esta vez no se marchó del campo señalado pues además del resultado, el gol de Joel Ward fue imparable.

Los ‘gunners’ salieron en modo arrollador con su fútbol de combinación obligando al Palace a cerrarse atrás y rezar por no llevarse un saco de goles. En una gran jugada, Özil puso una pelota para Giroud y este, remató de media chilena con un estético tijeretazo para abrir el marcador. El gol espoleó a los visitantes y pudieron caer más, pero los de Pardew se libraron y se encontraron con el empate cuando en una incorporación de Ward, una pelota cayó en los pies del lateral para que cruzase un tiro raso inalcanzable para Cech. Tablas y todo un partido por jugar, pero aparente tranquilidad al descanso por lo visto hasta el momento.

El gol visitante era cuestión de tiempo y por ello, el Arsenal nunca desesperó ni varió un ápice su guión futbolístico, con combinaciones exquisitas que en más de una ocasión fueron incluso exageradas, prefiriendo entrar hasta la cocina a chutar en posiciones favorables. En una de ellas, de altísimo nivel técnico, Özil, brillante esta vez, puso una deliciosa pelota para Ramsey pero este la envió arriba. Aunque merecido, el gol de la victoria llegaría con suerte para los de Wenger cuando un remate de cabeza de Alexis (parecía ir a gol) fue desviado por Delaney hacia su propia portería para desequilibrar el marcador.

A partir de ahí, el Arsenal controló la pelota bajando el ritmo del choque, dejando que la reacción del Palace se limitase a ráfagas ofensivas con más pundonor que criterio. Eso sí, se puede decir que el Arsenal pasó por algunos apuros cuando los locales se volcaron al ataque, gracias sobre todo, al guante que tiene en su pierna Jason Puncheon. La ocasión más clara la tuvo Chung-Yong, pero el coreano no confió en su pierna izquierda cuando se plantó ante la portería y le sobró su último recorte, dando ventaja a la zaga. Chamberlain pudo remachar el resultado en los últimos minutos, pero finalmente la diferencia reflejada por el 1-2 hace justicia a la intensidad local que, sin embargo, no niega la superioridad del Arsenal a lo largo del encuentro. 


 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies