Pedro, Costa, Azplicueta y Courtois dan vida a Mourinho (2-3)

Los españoles dan aire a Mourinho. Tras un inicio de liga discutido, con un empate y una abultada derrota ante el City, el Chelsea saca a relucir sus virtudes a hombros de su nueva adquisición, Pedro, quien en apenas unos días bajo las órdenes del luso ya es titular. El canario abrió la lata y también asistió a Diego Costa para que aumentase distancia. Azplicueta, otro de la Roja, cerraba un partido que no fue fácil de lograr.

El primer héroe del partido era otro conocido de La Liga. Thibaut Courtois detenía, a los quince minutos de encuentro, un penalti a Morrison.  Lo hacía uno de los siete señalados de Mourinho, Matic. En la pena máxima el interior conseguía engañar al guardameta, ya que la bola fue por el centro y él se estiró para su izquierda, pero es tan largo el belga que sus piernas se cruzaron de por medio.

Cinco minutos después de esa acción agarraba Hazard una pelota por el centro y se la cedía a Pedro, quien entraba desde la derecha y definía con la zurda, aunque esta entró porque su disparo tropezó en una de las piernas del defensa del West Bromwich. En el 30’ el canario volvía a ser protagonista. William conducía el contragolpe por el centro, Pedro rompía por la derecha, solo, y en un pase que bien podía haber sido un disparo se cruzaba Diego Costa para empujar lo que fue el 2-0.

Fuente: www.chelseafc.com

El WBA, que las había tenido a pesar del 2-0, pudo recortar distancias pronto (minuto 36). Un centro desde la izquierda caía en las botas de Rondón, quien sin ángulo para disparar, de forma acrobática, en una especie de volea, colocaba la bola a los pies de Morrison, para ahora sí, batir a Courtois. El partido estaba loco, los locales querían ir a por la igualada, y el Chelsea quería sentenciar a la contra, casi lo consigue William tras un buen regate de Pedro, pero fue Azplicueta quien lo consiguió.

Faltaban menos de cinco minutos para que terminara el primer tiempo, y una conexión española: pase alto de Fábregas a Costa, Costa de pecho para Azplicueta, que venía lanzado desde la izquierda hacia el centro y amagando que la iba a colocar al palo largo, engañaba a Myhill colándosela por el corto.

En el 55’ Terry, el capitán, iba a dejar a los suyos con uno menos y Morrison, en el 59’ el electrónico con un 2-3. Hacía su doblete peinando una bola que le venía desde la izquierda a la escuadra de un Courtois muy adelantado, pero que de no ser por él, su rival habría firmado tres en vez de dos goles. Aunque con uno menos, Mourinho hacía su habitual balance para cerrar filas: Cahill en lugar de William para cubrir el hueco que dejaba Terry, y Obi Mikel por el debutante Pedro. Y sí, tanto músculo sirvió. No hubo más sobresaltos para el Chelsea que lograba la primera victoria de la liga pero que todavía no termina de ser ese equipo solvente y sólido.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies