España cumple aburriendo ante Macedonia (0-1)

CRÓNICA Y VÍDEO. España gana a Macedonia sellando, prácticamente, su billete a la Eurocopa de Francia. Marcó Mata al comienzo del encuentro con la ayuda de Pacovski, en un centro rebelde que terminaba colándose en la escuadra ante un fallo de cálculo del portero rival. El encuentro fue tosco, duro, agresivo y aburrido. 90 minutos que no pasarán a la historia, seguro.

La agresividad de los locales hizo que España no estuviera ni un minuto cómoda en el verde del Felipe II de Macedonia. Las transiciones de pelota eran lentas y la sobredosis del mediocentros (Mata, Isco, Silva, Cazorla y Busquets) hacía de las bandas un lugar demasiado exclusivo. Esto explica que el goleador Diego Costa solo lleve un tanto con La Roja y la cabeza baja cuando Del Bosque le sustituye por Alcácer. Las únicas llegadas por los costados venían por parte de los laterales, quienes eran incapaces de sorprender porque todo el mundo sabe que ese es su terreno.

Solo Pedro tiene ese perfil de puñal, pero hace falta otro, porque lados hay dos, el izquierdo y el derecho. Por mucho que se multiplique -este partido no lo jugó-, jamás podrá equiparar lo que por ejemplo hacen Messi y Neymar en el Barcelona aportando esa amplitud que luego convierte el fútbol de posesión en efectivo, abriendo los huecos para que los talentosos mediapuntas puedan crear mientras respiran.

El fútbol ante Macedonia era sucio, lento. Menos mal que España se aprovechó de ese centro envenenado de Mata (minuto 7) que acabó colándose en la escuadra de la portería local gracias a Pacovski. España solo amenazaba cuando Carvajal conseguía romper. De hecho, el lateral derecho del Madrid casi amplía la cuenta con un centro que chocaba en un rival y golpeaba en el poste de la portería.

De Gea era un espectador de lujo en lo que parecía una película de La 2, de esas que tienen fama de aburridas, salvo porque se emitía por La 1. La única vez que vio de cerca al peligro fue, cuando en el ecuador de la segunda parte, un centro de los macedonios no podía ser despejado por los zagueros españoles y la pelota pululaba indómita en el balcón de su área pequeña. Por suerte, el barullo formado en el área hizo que ninguno pudiera golpear esa pelota dirección a portería. Sí hacia el otro campo, alejando con un pelotazo la única acción miedo protagonizada por el enemigo de La Roja.

Luego, nada nuevo. Otra ovación a Iniesta cuando pisó el campo, otra vez un partido que evidencia una falta de pegada, pero una victoria que acerca más el objetivo, el de clasificarse para la Eurocopa de Francia. Encima, a falta de dos partidos, España es más líder que nunca ya que Eslovaquia y Ucrania empataron a cero.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies