Karim Benzema despertó de la siesta justo a tiempo (1-0)

CRÓNICA Y VÍDEO. El Real Madrid ganó por la minina al Granada gracias a un gol de Karim Benzema en la segunda mitad. Cristiano Ronaldo no pudo batir el récord de Raúl en un aburrido partido donde los visitantes nunca perdieron la fe. Lucas Vázquez ocupó el lugar de Gareth Bale en el once.

La sombra de Raúl sigue siendo alargada, de 323 metros concretamente. Lo es tanto que ni siquiera Cristiano Ronaldo, el estandarte que más en duda ha puesto el trono del antiguo '7', pudo superarla. Todo parecía correr a su favor: su estado de forma, el rival y hasta el horario. Qué mejor que batir un récord a las cuatro de la tarde del sábado, capitalizando todos los medios habidos y por haber durante el largo fin de semana.

No fue así, sin embargo. El luso tuvo sus oportunidades, pero al Real Madrid le dio la espalda ese sello goleador que tanto bien le ha hecho en las últimas semanas. De los cinco, seis y cuatro se pasó a un tímido gol. Números aparte, el tanto valió lo mismo que los demás, por abultados que sean: tres puntos más en la carrera por la Liga.

El primero en arrancarse en la calurosa tarde fue Isco. El malagueño recibió cerca del círculo central y despegó, cediendo en la frontal para un Cristiano acelerado, que apenas tuvo tiempo dentro del área para rematar de primeras ante la buena salida de Andrés Fernández. El balón rebotó en el guardameta y Karim Benzema, con todo a favor para marcar, no supo reaccionar a tiempo y desbarató la ocasión.

Para añadir más dramatismo a la situación, el Granada marcó en la jugada inmediatamente posterior, aunque Martínez Munuera y su asistente interpretaron que hubo un dudoso fuera de juego cuando El-Arabi culminaba un rápido contragolpe por la derecha. Hubo gritos de "así gana el Madrid" por parte de la bancada visitante, pero esta se quedó muda cuando una falta de Cristiano fue rechazada por Andrés y Lucas Vázquez desperdiciaba el balón muerto.

El sol se dejaba caer por el césped del Bernabéu, llevando las manos a la frente de los aficionados y aflorando las oportunidades merengues. Benzema fue el más solicitado por Modric, Isco y compañía, pero el francés parecía empeñado en acabar la jugada con una asistencia y no un remate. Llegó a desesperar su solidaria insistencia, con ejemplos tan exuberantes como un mano a mano ante un Andrés Fernández completamente vencido en el que buscó el pase atrás.

A pesar de todo, el modus operandi del '9' fue el más repetido por todo el equipo blanco. Así fue como le llegó a Modric un inmejorable pase en la frontal. El croata frenó la carrera para acomodar el golpeo, pero no sorprendió a un Andrés Fernández quede volvió a responder, esta vez con los pies.

A Luka le tocó una vez más ser el poli bueno del centro del campo merengue, dejando los malos modos de Harry Callahan para Toni Kroos. El alemán sigue embutido entre los centrales, al igual que el año pasado, pero entonces su recorrido llegaba hasta el área contraria. Un juego que le desgastaba más, pero también le permitía lucir en ataque. Ahora, sus apariciones son mínimas y poco reseñables.

Tampoco apareció Cristiano Ronaldo, al menos, no su última versión. El luso estuvo a punto de marcar en el minuto 37 con un remate cerca del área pequeña que se estrelló en el palo, pero la jugada fue invalidada por fuera de juego. Casi de corrido, Keylor intervino raudo para neutralizar una buena llegada de El-Arabi e Isco se acercó a la escuadra del palo largo con un disparo quizás demasiado ambicioso.

A partir de ahí, el Real Madrid comenzó un proceso de 'aplatanamiento' -como buenamente dicen los granadinos- que duró hasta el gol de Benzema, ya en la segunda mitad. El calor derritió el talento de los locales, que se mostraron erráticos en los pases, regalando la posesión a un Granada que tampoco sabía bien qué hacer con tanto balón. Isco acabó erigiéndose entre el caos (quizás en posición ilegal) y dibujó un centro desde la izquierda para que Karim embocase a gol. Corría el minuto 55 y al fin se desvirgaban las redes.

No obstante, el gol no fue más que un oasis en el desierto. Porque el segundo tiempo blanco fue eso, un páramo futbolístico. Al equipo de Benítez no le funcionó la tan cacareada pegada en una más que aceptable primera mitad y cayó en la apatía tras el descanso. Solo un susto de Navas tras una buena parada, a los 60 minutos, generó cierta tensión entre un público del que proliferaban gorras conforme corría el cronometro. Alguien hizo el agosto gracias al Lorenzo.

El Granada intentó asimilar las palabras de Sandoval en la previa, quien repitió una y otra vez a modo de autoconvencimiento que sumar en el Bernabéu era posible. Los andaluces pusieron más fe que juego, estrellándose una y otra vez contra el muro de un Real Madrid que renunció a seguir buscando un gol prohibido. El récord de Cristiano queda aparcado para otra ocasión. Quién sabe si San Mamés.

  • Ficha técnica

REAL MADRID: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Pepe, Marcelo; Kroos (Kovacic, 61'), Modric; Lucas Vázquez, Isco (Casemiro, 85'), Cristiano Ronaldo; Benzema (Cheryshev, 77')

GRANADA: Andrés Fernández; Miguel Lopes, Doria, Lombán, Biraghi; Khrin, Javi Márquez, Success (Rober Ibáñez, 60'), Rochina (Fran Rico, 67'); Edgar Méndez (Nico Lopez, 77') y El-Arabi

Goles: Benzema (55')

Árbitro: Martínez Munuera. Amonestó a Edgar Méndez (35'), Isco (42'), Javi Márquez (69'), Khrin (79')

Estadio: Santiago Bernabéu.

Twitter: @NJSaez

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies