El Barça remonta al Bayer 04 pero no convence (2-1)

CRÓNICA Y VÍDEO. El Barça notó la ausencia de Messi en el Camp Nou. Pudieron ganar al Bayer 04 Leverkusen, pero sufriendo mucho. Los alemanes fueron mejores en la primera mitad, y el fútbol se lo recompensó con un gol. Parecía que no iban a poder remontarlo, pero con la salida de Munir al terreno de juego el Barcelona se volvió más vertical. Participó en el empate de Sergi Roberto, y también lo hizo, tras una gran jugada, en el tanto de Suárez, que besó la escuadra.

El primer elegido para sustituir la ausencia de Messi fue Sandro. El canario, escorado en la banda derecha, tuvo un rol diferente al del argentino. Este tiene un fútbol más vertical que el del argentino, por lo que la amplitud era su principal consigna. Siempre pegado a la línea de banda y tirando desmarques hacia dentro. Así llegó la primera ocasión del encuentro para el Barcelona. Neymar, que había abandonado la banda izquierda para ponerse de mediapunta, pudo combinar con Sandro, que se plantó solo con Leno, pero el cancerbero alemán se estiró para atajar el gol.

El portero del Bayer 04 Leverkusen es de la misma quinta que Ter Stegen. Siempre fueron compañeros y rivales por la titularidad en la portería de Alemania en categorías inferiores y compararlos era una de las curiosidades del encuentro. Si Leno hizo un paradón a Sandro, el del Barcelona hizo lo mismo en el minuto uno deteniendo un remate a Chicharito.

El partido se estaba jugando en un palmo. Ambos equipos tomaban muchos riesgos en la presión y de ahí esas ocasiones tan claras. Sin embargo, estaba mejor plantado el Leverkusen. Robaba muchos balones a la salida de pelota azulgrana y eso daba la oportunidad a contragolpes que siempre generaron peligro. Kampl casi hace dos goles tras coger la espalda de Mathieu.

La superioridad alemana se hizo palpable con un gol en el minuto 22. Un saque de esquina muy bien tocado generó las dudas entre Ter Stegen y Luis Suárez, y de eso se aprovechó Papadopoulos, que con la cabeza ponía el 0-1 en el electrónico. Más culpa del uruguayo que del cancerbero en el gol.

Los problemas del Barcelona estaban en el mediocampo. Iniesta no era capaz de encontrar ese último pase que solía tener la autoría de Messi, y Neymar estaba colaborando poco en la construcción. Sin embargo, aunque tarde, se dio cuenta de que hacía falta y al final de la primera mitad empezó a hacer sangre por su banda. Simuló un penalti que le costó una amarilla, y estrelló en el palo un balón desviado por la zaga del Bayer 04. Pero no pudieron igualar las cosas en los primeros 45 minutos.

Con la segunda parte,  Luis Enrique cambió el sistema para mejorar el juego interior. Neymar se insertó como diez para hacer de filtro entre la medular; Iniesta, Rakitic y Busquets, y la delantera; Suárez y Sandro, que abandonó la banda para ponerse como punta.

Nuevo dibujo, pero mismo guión. Partido trabado en el medio campo, y ocasiones generadas por contraataques. Chicharito tuvo la primera de la segunda mitad, pero la mandó a las nueves. Luego fue Sandro, que logró un hueco en el área pero le falló la puntería. Para cambiar las cosas, Lucho siguió con los ajustes. El primer cambio fue obligado. Jordi Alba por Iniesta, que se retiró lesionado. De esta manera el Barcelona se plantaba con una especie de 3-4-1-2 con Piqué y Mathieu de centrales, y Mascherano intercalando su puesto según la situación. De pivote en ataque, de líbero en defensa. Jordi Alba por tanto se ponía en la izquierda, para hacer más profundo ese carril izquierdo. Igualmente Alves, que dejaba de ser lateral para ser carrilero y tener menos responsabilidades en el repliegue.

Los otros cambios fueron más fáciles de analizar. Puesto por puesto: Munir entraba por Sandro, Sergi Roberto por Rakitic. Ahora sí, el Barcelona se echó encima del Bayer 04 Leverkusen y empezaron a ser superiores. También, con la entrada de Kiessling en lugar de Chicharito, el equipo de la aspirina perdió cualquier opción de contragolpe, ya que este delantero es de aguantarla de espaldas, y el partido no estaba de pegar pelotazos para que este lo bajara por el pecho. Todos los balones iban por el suelo.

Quien igualó las cosas fue Sergi Roberto. A Leno se le escapó el remate de Munir, y en el área pequeña, el canterano, que había iniciado la jugada en el medio campo, se aprovechaba del error del portero. Un minuto después, el electrónico ya señalaba el 81’, Munir volvía a ser protagonista y se inventa una buena jugada por la derecha para asistir a Luis Suárez, que dentro del área, la cuadraba en la escuadra con un derechazo colocado.

El no tener opción a contragolpe tras la salida de Chicharito anuló las prestaciones del Bayer 04. Las contras habían sido su bandera durante todo el partido, pero Kiessling y su metro noventa imposibilitaba cualquier jugada rápida. Esto sumado a todos los kilómetros acumulados por los alemanes en la presión, permitieron al Barcelona vivir un plácido final de partido.

Se notó la ausencia de Messi, pero pudieron salvar el partido. No gracias a Neymar, sino a un gran Munir, que salió de revulsivo e hizo más que el brasileño en lo poco que jugó. Tres puntos vitales, sobre todo por la derrota de la Roma en Bielorrusia.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies