Atlético y Real Madrid se reparten minutos y puntos (1-1)

CRÓNICA Y VÍDEO. Igualdad máxima sobre el césped del Vicente Calderón. El Real Madrid se adelantó en una primera parte que dominó gracias a un gol de Karim Benzema, mientras que el Atlético empató por mediación de Luciano Vietto en un segundo tiempo en el que fue bastante superior. Keylor Navas detuvo un penalti a Griezmann y salvó a los de Benítez en los instantes finales.

Lo habitual durante los últimos años en la casa rojiblanca pasaba por unos primeros minutos de dominio madridista, contrarrestados a base de contragolpes conforme corría el cronómetro. El fallido inicio visitante acababa pasando factura a un Real Madrid incapaz de reaccionar, que como mucho aspiraba a un agridulce empate. Todo parecía controlado y previsto por los chicos de Simeone, expertos en sacar de quicio a los de Carlo Ancelotti.

Para disgusto de los colchoneros, esta vez el sargento blanco llegaba desde la misma capital. Rafa Benítez, con un talento para lo táctico y defensivo cuanto menos semejante al de Simeone, tan solo tuvo que calibrar la retaguardia para que la zona de ataque estuviese operativa. No fue un partido vistoso ni excelso en cuanto a ocasiones o buen fútbol, pero sí práctico y eficaz para dos equipos irreconocibles durante el primer tiempo: un Atlético superado y un Madrid crecido.

El primer síntoma del cambio lo trajo Karim Benzema. Al francés no lo hizo falta coleta, solo hacer valer ese nuevo rol de delantero goleador que ha decidido asumir al fin esta temporada. Benítez le pidió 25 goles y, de momento, ya suma 7. Aún está a tiempo de matizar que se refería solo a la Liga. El último llegó a los 10 minutos del derbi, tras un gran centro de Carvajal desde la banda derecha. El '9' llegó en carrera y remató a placer, con soltura, imposible Oblak.

El Atlético sabía que algo no funcionaba e intentó remediarlo rápido. El intercambio de papeles llevó a Ángel Correa hasta el área rival, donde cruzó un ajustado disparo al palo largo, rozando el empate. Fernando Torres también buscó la igualada con un potente disparo desde la frontal que se marchó por el lado contrario, el derecho. Fueron las dos mejores ocasiones de los locales, casi seguidas y como respuesta al tanto madridista. Conforme pasaron los minutos, quedaron aisladas, convertidas en un mero oasis del desierto blanco.

Aún así, Sergio Ramos quiso tener un detalle con la hinchada rojiblanca e intentó reparar el daño causado con aquel fatídico minuto 92:48 de Lisboa. Al central, con alma de torero y sin miedo a tirar de frivolidades en momentos críticos, le pudieron los nervios. Y eso que Fernando Torres, que se escapaba en solitario hacia el marco de Keylor Navas, se dejó el balón atrás, tirando por la borda lo que podía haber supuesto el empate. Con el susto en el cuerpo, el capitán merengue cometió una novatada impropia y derribó a Tiago, quien acudía raudo al área para intentar rentabilizar el desastre. Penalti y cartulina amarilla.

Keylor Navas, que apenas había tenido trabajo y podía 'santificar' el domingo, se encontró con una pena máxima. El costarricense, convertido en un superheroe casi por accidente (o por la Wi-Fi de Manchester), adivinó el lanzamiento de Antoine Griezmann, quien buscó el lado derecho con potencia y cierta colocación. Humilde como pocos, el portero miró al cielo y gritó: "¡Gracias, Dios!". Dichosos los ojos. Atrás quedaron los tiempos en que desde la portería del Real Madrid se insultaba y menospreciaba a los defensas, aunque estos no tuvieran la culpa de las cantadas y el declive de su guardameta.

Benítez tampoco tuvo que realizar trabajo de campo ni cambiar su estrategia en pleno partido. Su exhaustiva preparación previa superó a la de Simeone. El Cholo solía ganar hasta por error a Carlo Ancelotti, a quien le interesaba más la vistosidad que el rigor. Con Rafa es otra cosa. Los merengues tan solo tuvieron que limitarse a mover el balón por el campo rival, a veces en horizontal y otras en vertical, sin necesidad de avasallar a Oblak. De hecho, desde el penalti del minuto 20, la única gran incidencia ocurrió al borde del descanso. Carvajal cayó lesionado (otro más) y tuvo que ser reemplazado por Álvaro Arbeloa. Una decisión intrascendente entonces, pero que tuvo una importancia capital mucho más tarde.

Si en la primera mitad el Madrid neutralizó al Atlético capitalizando el esférico, en la segunda abrazó uno de los pecados capitales más presentes en nuestros días: el de la soberbia. Los merengues creyeron inamovibles los tres puntos del casillero, despreciando las llegadas locales, cada vez más constantes y peligrosas. Las entradas de Jackson Martínez y en especial, la de Luciano Vietto, decantaron la balanza del lado colchonero. Una modesta resistencia que acabó en asedio. La fortaleza merengue terminó derribándose por culpa de una 'mano amiga', la de Álvaro Arbeloa.

El lateral, cuyo futuro parecía estar en la Major League Soccer, puso en duda su validez para el campeonato estadounidense al perder un balón absurdo que se perdía por la línea de banda, sin peligro alguno. Carrasco, 10 años más joven, le robó la cartera y cedió para Jackson Martínez, que buscó con rapidez a Luciano Vietto. Un sutil toque de tacón de Griezmann despistó a Keylor Navas y Sergio Ramos, permitiendo al argentino fusilar a placer.

La fiesta colchonera pudo ser completa si Jackson Martínez hubiese puesto el 2-1 en el minuto 90 con un exquisito disparo desde la frontal, pero Keylor Navas se ganó el inexistente MVP del partido con otra mano antológica. Fue lo justo. El reparto de mitades se tradujo en un reparto de puntos que aprieta la tabla. Siete jornadas después, las diferencias siguen siendo mínimas. Entre Villarreal (líder) y Atlético (quinto) apenas hay tres puntos. Madrid y Barça se mantienen con 15. El periodo de prueba se alarga.

  • Ficha técnica

ATLÉTICO: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe Luis; Gabi, Tiago, Óliver Torres (Ferreira-Carrasco, 45'); Griezmann, Correa (Vietto, 57'), Fernando Torres (Jackson Martínez, 63')

REAL MADRID: Keylor Navas; Carvajal (Arbeloa, 41'), Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Kroos, Casemiro; Isco (Bale, 65'), Modric, Cristiano Ronaldo y Benzema (Kovacic, 76')

Goles: Benzema (8') y Vietto (83')

Árbitro: Undiano Mallenco. Amonestó a Gabi (16'), Sergio Ramos (20'), Correa (38'), Varane (58'), Juanfran (59'), Casemiro (60'), Vietto (78'), Griezmann (82'), Godín (87'), Arbeloa (88')

Twitter: @NJSaez

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies