Garbiñe Muguruza, campeona del abierto de Pekín

Garbiñe Muguruza se coronó en Pekín tras vencer a la suiza Timea Bacsinszky (7-5, 6-4) en una final donde dejó entrever su nerviosismo por sus fallos en el servicio. Se consagra como futuro de la WTA, después de conseguir en la misma semana entrar en las WTA Finals (el Masters femenino).

La española no dejó que sus molestias en el tobillo, que le hicieron retirarse en Wuhan hace tan solo una semana cuando iba a enfrentarse a Venus, le impidieran conseguir el equivalente a un Masters 1.000 masculino. Una lucha de emociones, sonrisas y lágrimas, de Muguruza en la Pista Diamante del Centro Nacional de Tenis de Pekín, por conseguir llevarse el abierto y ascender al cuarto puesto del ranking WTA.

Estuvo 2-5 abajo, ya que no ganó un juego con su servicio hasta el tercer turno. A partir de ahí, consiguió cinco seguidos y se llevó la primera manga 7-5. En la segunda fue más estable y terminó llevándosela 6-4, cerrando el partido y obteniendo, además de todo lo anterior, el cheque de 973.000 dólares (unos 850.000 euros). No ha comenzado mal con Sam Sumyk, que debutaba como entrenador de la española en este torneo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies