El Parque de los Príncipes no tiene Rey para el Grupo A (0-0)

CRÓNICA Y VÍDEO. No hubo coronación en París. PSG y Real Madrid empataron a cero en un partido igualado, donde los franceses acabaron dominando el esférico y los españoles tuvieron las ocasiones más claras. Jesé y Cristiano Ronaldo pudieron dar la victoria a los visitantes, que volvieron a tirar más que su rival.

El Parque de los Príncipes de París dio cita a dos aspirantes al trono cuya línea sucesoria entra en conflicto. Como si de un homenaje al Siglo de Oro se tratase, la Casa Real francesa y la española pugnaron por dominar el mundo. Su mundo. Concretamente, el que les corresponde de momento en Europa, el Grupo A. Nunca un reino se ganó en un día, por lo que el particular conflicto se extenderá hasta, al menos, el próximo 3 de noviembre.

El Paris Saint-Germain arrancó el partido desbocado, ansioso por hacer valer las palabras de su técnico. Los franceses, que son más bien un arcoiris de nacionalidades, lucieron las ganas y el arrojo del aspirante. Para su desgracia, toda esa entrega se tradujo en un disparo de Matuidi a los 10 minutos de partido. Un golpeo seco, potente y al centro del marco, sin problemas para un Keylor Navas que atajó con seguridad.

Eso fue lo único que aportó el todopoderoso coloso ofensivo que dice ser el Paris Saint-Germain. La filosofía avasalladora que vendió Blanc ante sus compatriotas, ese frasco de las esencias futbolístico, no pudo inquietar en ningún momento a la zaga merengue. El Madrid, que esperaba su turno cómodo y relajado, entró en juego a partir del cuarto de hora. Casemiro y Kroos encontraron dos fieles aliados, Marcelo a su izquierda e Isco unos metros por delante. En la derecha, Danilo dejó su timidez a un lado y comenzó a incorporarse progresivamente.

El partido tornó en algo parecido a una reunión social de caballeros en el club más selecto de París. Los locales tomaban la iniciativa de la conversación haciéndose con la pelota, mientras los visitantes respondían robándola durante unos tiempos perfectamente cronometrados. Nunca un equipo tuvo un dominio exagerado sobre el otro, ambos permitían que su rival se explayase lo justo y necesario. Las consecuencias del Albert VS Pablo, quién sabe.

No obstante, a partir de la media hora el Real Madrid se cansó del bipartidismo e intentó un golpe de estado. Los blancos movilizaron a su guerrilla particular y lograron asaltar el cielo con la ocasión más clara del primer tiempo. Kroos se inventó un pase entre líneas desde la frontal que rompió el sistema de Blanc, dejando en solitario a Jesé dentro del área. El canario, que recibió escorado a la derecha, trató de batir a Trapp con un disparo raso entre sus piernas, pero el guardameta reaccionó a tiempo para despejar.

Aunque la revolución fracasó en primera instancia, aún quedaban dos operaciones más. La primera acabó con Cristiano Ronaldo rematando de cabeza un buen centro de Marcelo, obligando a Trapp a despejar un balón que botó en el césped y se envenenó hacia la escuadra casi por error. La segunda fue tan insólita que pilló por sorpresa incluso a los futbolista merengues. Marcelo logró conectar con Cristiano dentro del área, quien estaba en una posición inmejorable para empujar a gol, pero el portugués no confiaba en el pase y el balón le rebotó. Casemiro, a escasos metros, recibió también sin tiempo para reaccionar, provocando que el balón se pasease por la línea del marco parisino ante la helada mirada de los defensores locales.

El descanso fue lo mejor que le pudo pasar al conjunto de Laurent Blanc, superado ampliamente por el 'feo' Benítez al que menospreció con un tono pedante y presuntuoso. Los 15 minutos de receso sirvieron para que el PSG pisase el césped en la segunda mitad con más inteligencia, recuperando las sensaciones de los primeros minutos del encuentro. La ya clásica 'pausa' del Real Madrid durante el arranque del segundo tiempo permitió a los locales recuperar el timón del barco. Ahora sí, los franceses dominaron la posesión y los españoles, el contragolpe.

Así las cosas, Ibrahimovic cabeceó sin fortuna un envío al punto de penalti, Di María probó a Keylor con un disparo desde fuera del área con cierta incertidumbre y Lucas superó a Ramos con un cabezazo que se perdió por encima del larguero. Tres opciones dignas de mención pero sin excesivo peligro. Al final, el que sí rozó el gol fue Cristiano Ronaldo en el minuto 72. Como no podía ser de otra forma, un contragolpe desde la derecha acabó en los pies de Marcelo, quien cedió a su compañero. El luso, con poco ángulo, reventó el balón con el empeine en busca del palo largo. No lo encontró.

El partido murió con el PSG colgando balones al área madridista. Lo hizo más con el corazón, obligado por el espíritu 'casero', que con la cabeza. De hecho, en la mayoría de cruces ni siquiera había un rematador a la espera, facilitando aún más la labor a Varane y Ramos. Blanc podrá encontrar consuelo en la escenografía final, mientras que Benítez podrá hacer valer los números una vez más: las únicas ocasiones 'reales' corrieron por parte visitante. El Bernabéu coronará al Rey del Grupo A.

  • Ficha técnica

PARIS SAINT-GERMAIN: Trapp; Aurier, Thiago Silva, Marquinhos, Maxwell; Verratti (Lavezzi, 79'), Thiago Motta, Matuidi; Di María (Pastore, 67'), Cavani (Lucas, 67') e Ibrahimovic.

REAL MADRID: Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos; Isco (Modric, 67'), Lucas Vázquez, Cristiano Ronaldo; Jesé (Cheryshev, 72')

Árbitro: Nicola Rizzoli. Amonestó a Matuidi (9'), Verratti (50'), Sergio Ramos (59'), Lucas Vázquez (76'), Cheryshev (84') y Aurier (86')

Estadio: Parc des Princes (París)

Twitter: @NJSaez

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies