Lucas Pérez, el ‘siete’ que el Deportivo necesitaba

Lucas Pérez se ha convertido en todo un referente en la delantera del Dépor. Ha pasado de estar a punto de no formar parte de la plantilla actual (jugó la temporada pasada en calidad de cedido) a posicionarse a la altura de los históricos del club coruñés. Aunque las lesiones le jugaron una mala pasada, parece que este curso le están dando un respiro.

“Lucas, quién si no”, titulaban algunas cabeceras deportivas tras su gol al Levante, el penúltimo que ha anotado en la competición liguera pero no el más relevante, aun así necesario para que ‘cuadren las cuentas’. El coruñés se ha encaprichado con el número que luce en el dorsal de su camiseta, el siete, anotó siete goles en las once jornadas que ha disputado, ampliando su cuenta en uno más en la última, ante el Dépor.

Su historia es curiosa. Pertenecía al PAOK griego cuando se trasladó al Deportivo como cedido. Tras disputar un partido ante el Valencia, donde el Dépor consiguió la victoria en casa por 3-0 con gol del protagonista incluido, las lesiones le impidieron tener la continuidad que el equipo de Víctor Fernández necesitaba para salvarse antes del caos de las últimas jornadas.

A pesar de la incomodidad de su rodilla, solo faltó a una cita ya en la segunda vuelta, y sus cinco goles posteriores fueron vitales para cumplir con el objetivo de la salvación. Apareció cuando más lo necesitaban y el club deportivista no quiso desaprovechar la oportunidad de hacer efectiva la cláusula de compra que acompañaba a su contrato de cesión.

Pero no todo fue del color de rosa. 2,5 millones figuraban en el escrito, una inversión importante para un club de presupuesto modesto. Numerosas reuniones con largas negociaciones y un enfrentamiento con Tudor (su técnico del PAOK) más tarde, Lucas ya podía afirmar que pertenecía a la plantilla del Deportivo, aunque antes fue titular con el club heleno y le ayudó a progresar en Europa League. El precio al final se cerró en 1,5 millones, poca broma para el Dépor, que llevaba desde el fichaje de Guardado en 2007 sin gastar tanto (5,25 millones, eran otros tiempos).

Pero haciendo caso a lo meramente deportivo, Lucas es “pícaro y tiene ángel”, no solo para Víctor Fernández, dueño de estas palabras. El ariete ha demostrado que sabe estar en el lugar indicado y en el momento adecuado. Así fue cómo consiguió salvar un punto ante el temible Atlético de Madrid. Pilar del equipo, ha sabido sobreponerse cuando este bajaba el listón, y se ha convertido en toda una pesadilla para las defensas rivales, a la altura de los mismísimos Cristianos, Neymars y Messis.

Aunque haya un abismo al comparar la calidad de estos superclase con la de Lucas, en las cifras la distancia se reduce drásticamente: Ha conseguido colarse entre los seis primeros máximos goleadores de la temporada. Neymar lleva una ventaja de cuatro goles, pero sus ocho tantos le han otorgado el sexto escalón y el segundo en el podio de los españoles (por delante se sitúa Agirretxe, con 9 tantos, y empata con Javi Guerra, ambos con 8 dianas por cabeza).

Su carácter ganador y el buen momento que atraviesa le han concedido el honor de ser considerado la estrella de Riazor, algo totalmente lógico después de que haya conseguido entrar en los Annales de la historia del club coruñés. Pese a que aún falta mucho para que concluya la temporada, sus números sobresalientes le han permitido establecer que pocos han logrado antes, ayudando a que el Deportivo se consolide en la novena posición de la clasificación.

Para encontrar a alguien que haya anotado ocho goles en las primeras doce jornadas tenemos que remontarnos a la temporada 2002/03, donde Roy Makaay, que sería Bota de Oro esa campaña, consiguió marcar ocho dianas en una jornada menos. Desde entonces, ningún jugador había conseguido aproximarse a su listón.

No es de extrañar que los clubes europeos hayan posado sus ojos en él. El más interesado, el Bayer Leverkusen, que a pesar de contar con un Chicharito en racha ve en Lucas Pérez el acompañante perfecto para el mexicano, más aún con la casi asegurada marcha de Çalhanoğlu que llenará las arcas del conjunto germano. La experiencia del coruñés en ligas ucraniana y griega y, por supuesto, española le avalan, y aunque sin nombres propios, la Premier también se ha fijado en él, el futbolista de momento quiere aprovechar su momento dulce en casa.

De momento, las lesiones le han respetado, lo que no hicieron el pasado curso. Tuvo pequeñas molestias en la rodilla, pero aprovechó el parón de selecciones para descansar, recuperarse y volver a los terrenos de juego para hacer lo que mejor se le da y que tanto gusta al público: marcar para que su equipo siga escalando posiciones en la tabla, como hizo ante el Celta en casa.

Twitter: @alba__23

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies