Papá, de mayor quiero ser futbolista

Esta semana el partido benéfico de UNICEF celebrado en Old Trafford (‘Match for Children) dejó una imagen hasta ahora nunca vista, al menos en esa familia: David Beckham siendo sustituido por su hijo mayor, Brooklyn. Sin embargo, a lo largo de la historia de este deporte han sido muchos los niños que han decidido seguir el camino de sus padres.

A sus 16 años, Brooklyn Beckham se ha convertido en toda una estrella, como ya consiguió serlo su padre. Con la ‘carga’ del apellido a sus espaldas –se le exigirá mucho más por lo alto que dejó el listón David-, ya ha podido dejar algunos destellos de calidad sobre el césped, heredando incluso el estilo a la hora de golpear el balón de la leyenda ‘red devil’.

El calificativo de ‘promesa’ quizás le quede algo holgado, ya que pese a que consiguió entrar en el filial sub-16 del Arsenal, el club solo tardó tres meses en mostrarle la puerta de salida. Al parecer, no cumplía con las expectativas para concederle la beca que hubiera prolongado su carrera con los ‘gunners’.

El que sí consiguió quedarse y cuenta con el futuro más prometedor de los tres chicos Beckham es Cruz. Con solo diez años, ya forma parte de la Hale End Academy (la academia de formación de canteranos del Arsenal), y su aptitud innata para el deporte además de los detalles técnicos que ha dejado en alguno de los muchos partidos en los que su padre ha estado como testigo le auguran una buena trayectoria.

Otra familia de futbolistas son los Zidane. Los cuatro hijos de Zinedine militan en las categorías inferiores del club blanco, quizás con la esperanza de que la calidad del francés se transmita genéticamente y puedan hacer historia en el primer equipo.

Enzo (Castilla), Theo (Infantil A) y Elyaz (Alevín B), de 20, 13 y 9 años, eligieron la posición de mediapunta, mientras que Luca, que milita en el Juvenil A con 17 años, escogió proteger la portería. Son justo los dos ‘medianos’ los que despiertan mayor ilusión para los mandatarios del Real Madrid. Lo de Luca ya es casi una realidad: demuestra confianza bajo palos y un buen juego de pies –como en el Mundial con la sub17 francesa, donde en un duelo ante Paraguay decidió zafarse del rival con un ‘sombrero’ en un mano a mano.

Su valentía también se extiende al juego aéreo, donde su metro ochenta y dos -pese a no haber cumplido la mayoría de edad- le ayudan a defenderse. Además, presume de gran agilidad y de muy hábiles reflejos, lo que no pasó inadvertido para Carlo Ancelotti, que lo invitó a entrenar alguna vez con el primer equipo aprovechando los parones internacionales y, con ello, las ausencias de Iker Casillas y Keylor Navas. 

Theo es el que más recuerda a su padre con sus movimientos arrastrando el balón, como si estuviera pegado a la bota. Augura ya un gran golpeo desde media distancia, y sus regates no tienen nada que envidiar a los de Leo Messi –diferencias aparte. Sin duda, uno de los futbolistas a tener en cuenta de cara a un futuro no muy lejano.

Enzo ha ido progresando poco a poco, aunque nunca ha terminado de cumplir con las expectativas totales. Sin embargo, su padre decidió nombrarlo uno de los capitanes del Castilla esta temporada –pese a que debutó la pasada- y con la continuidad “porque lo merece”, como ha declarado Zinedine en algunas ocasiones, está consiguiendo que su línea de progresión vaya en ascenso. Además, forma parte de los habituales en los entrenamientos de Benítez, que está formando su grupo de canteranos de confianza y no falta el hijo de Zidane –junto a otras estrellas del Real Madrid B como Borja Mayoral o Marcos Llorente.

Internacional con la sub-19 francesa, ha anotado ya dos goles en lo que va de campaña. A sí mismo se define como “un jugador con técnica”, y se desenvuelve igual de bien con ambos pies. Al Madrid de Benítez podría aportarle mucho desborde cuando los jugadores con similares características caigan lesionados, y aunque no hay duda de que el técnico madrileño irá dando minutos a los canteranos, la titularidad aún le queda lejos.

Simeone es otro de los apellidos que tienen futuro, y si apuramos, presente, con Giovanni y Gianluca. El mayor ya está dando mucho que hablar, y es que si al Atlético de Madrid se le achaca la falta de gol, el mayor de los ‘Cholitos’ tiene de sobra. Salir de River Plate fue una decisión acertada en su caso, y ya se ha convertido en el ariete principal del Banfield, anotando siete goles y dando una asistencia en 15 partidos.

Internacional sub-20 con Argentina y teniendo un Sudamericano y un Mundial de la misma categoría a sus espaldas, apunta a los próximos Juegos Olímpicos. En Europa tiene multitud de ‘novias’, aunque aún no se ha atrevido a cruzar el charco.

Gianluca, con 17 años, ya empieza a mostrar signos de grandeza. Actualmente, se encuentra en los juveniles de River Plate (conocido como sexta división), y en la pasada temporada consiguió marcar 13 goles, con dos tripletes incluidos (ante Rosario e Instituto) y tres dobletes (vs. San Lorenzo, Independiente y All Boys).

Ya ha conseguido debutar con el filial de River (el equipo reserva), aunque aún le queda mucho que madurar, al igual que a Giuliano, el más pequeño de los hijos del ‘Cholo’, que también apunta a ser un gran delantero.

Twitter: @alba__23

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies