Y el Barça logró la remontada imposible (6-1)

La misión era una auténtica utopía. El Barcelona tenía que remontar un 4-0 al PSG de Unai Emery. Parecía imposible. Pero si había algún equipo capaz de darle la vuelta a la eliminatoria era el Barcelona.

No podía empezar mejor el encuentro. Apenas había arrancado el partido y el Barça ya marcaba el primer gol. Luis Suárez anotaba el primero del partido y ponía el Camp Nou ‘patas arriba’. Si había alguien que no creía, a partir del gol de Suárez empezó a hacerlo.

El PSG parecía otro equipo con respecto al de la ida. Parecía no haber salido del vestuario y el Barcelona insistía para anotar el segundo. Pero tampoco aparecían ocasiones claras. El equipo parisino estaba metido muy atrás y al Barcelona le costaba mucho encontrar los espacios.

Justo antes del descanso, una jugada con un poco de fortuna  para los locales acababa con gol en propia portería de Kurzawa daba alas a los de Luis Enrique de cara a la segunda mitad y hacía soñar más fuerte al Camp Nou.

Y al igual que sucedió en la primera mitad, la segunda no pudo empezar mejor. Penalti cometido sobre Neymar y Messi lo mandaba al fondo de la red. Ya solo faltaba un gol. El sueño estaba cada vez más cerca y aún quedaba toda la segunda parte por delante. El Barcelona estaba a tan solo un gol de forzar la prórroga.

Entonces apareció Edinson Cavani. El uruguayo ponía el 3-1 y obligaba al Barça a hacer tres goles más. Casi imposible remontar. El gol cayó como un jarro de agua fría en el Camp Nou y por momentos dio la sensación de que el Barcelona había bajado los brazos.

Pasaban los minutos y el final ya parecía claro. Además, el PSG pudo sentenciar en dos mano a mano clarísimos frente a Ter Stegen que no logró convertir. Ya nadie pensaba en la remontada, pero el destino tenía preparado un tremendo final para el FC Barcelona.

En el minuto 88’, con la eliminatoria aparentemente decidida, Neymar marcaba un auténtico golazo de falta directa y volvía a animar al Camp Nou, que a pesar del poco tiempo que restaba volvió a soñar y a alentar al equipo.

Y solo dos minutos después ocurría lo que parecía impensable. Nuevo penalti cometido sobre Luis Suárez y, esta vez Neymar, anotaba el 5-1 y dejaba al Barça a solo un gol de conseguir un auténtico imposible.

El tiempo de descuento fue una auténtica agonía para un PSG totalmente irreconocible. El Barcelona atacaba con todo en busca de la épica y lo encontró por medio de Sergi Roberto. Era prácticamente la última jugada del partido. Neymar colgaba un balón al área y el canterano del Barça sellaba una remontada para la historia.

Finalmente, el Barcelona consigue el pase a los cuartos de final de la Champions League tras obrar un auténtico milagro. Los de Luis Enrique no dejaron de creer en la remontada y finalmente lograron el objetivo. Sin lugar a dudas, esta eliminatoria quedará para la historia.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies