La leyenda de Zidane reescribe la historia en Cardiff (1-4)

El Real Madrid conquistó su Duodécima Champions League tras pasar por encima de la Juventus en el Millennium Stadium de Cardiff. Cristiano Ronaldo firmó un doblete, mientras que Casemiro y Marco Asensio completaron la goleada. Mandzukic empató en un primer tiempo prometedor para la Vecchia Signora, arrasada tras el descanso.

Pocas veces un partido certificó mejor lo que ha sido un equipo a lo largo de la temporada. Los 90 minutos de Cardiff mostraron la imagen más pulida de un Real Madrid histórico. 59 años después, los blancos volvieron a repetir una ecuación que varias generaciones jamás habían visto: ganar LaLiga y la Champions League en un mismo año. El doblete más preciado. Una medalla que coloca a esta plantilla en un lugar privilegiado del Museo Bernabéu.

Por encima de todos hay un nombre, el de Zinedine Zidane. El francés es, números en la mano, la figura más importante del fútbol de la historia reciente. Ídolo como jugador, considerado uno de los mejores de la historia, continúa ampliando su leyenda en los banquillos. Ya es el único técnico que ha logrado levantar dos Champions seguidas y suma cinco títulos de siete posibles. Cifras que mandan a Santa Elena a aquellos que definían al técnico como un simple afortunado que mantenía felices a sus jugadores.

En el Millennium Stadium, Zizou fue clave cambiando completamente el partido tras el descanso. La historia solo aprobará la exhibición merengue del segundo tiempo, pero antes se jugaron 45 minutos en los que la Juventus superó el esquema madridista. Los de Allegri se lanzaron al césped en busca de intimidar a los vigentes campeones con una presión muy alta y disparos por doquier. Uno de ellos, de Pjanic desde 25 metros, obligó a Keylor a lucirse con una mano prodigiosa en apenas 10 minutos.

El fulgurante inicio italiano se relajó en cuanto los blancos, de morado, lograron encadenar sus primeros pases la contragolpe. La primera llegada al área calmó las pretensiones de la Vecchia Signora, que no quiso jugar una ruleta rusa con el equipo más goleador del torneo. Sirvió de poco. A los 20 minutos, Toni Kroos arrancaba un magistral contragolpe continuado por Karim Benzema. El balón llegó a Cristiano en la frontal, quien abrió a la derecha para Carvajal. El lateral recibió en posición de centro, pero se la devolvió al luso con un pase raso perfecto para embocar. 0-1.

A partir de ahí, el partido entró en una locura que alcanzó su apogeo en la obra de Mandzukic. El croata firmó uno de los tantos de la competición con una media chilena. Higuaín le dejó el balón con el pecho y, sin posibilidad para rematar con claridad, el ex del Atlético buscó un remate imposible. Lo mandó a la escuadra del palo largo. Ni sus marcadores ni Keylor Navas podían imaginar que su disparo, que cogió bastante altura, cayese a plomo en la portería.

Al Real Madrid le costó encajar el golpe, perdiendo el terreno ganado y dejando que el peso del partido lo llevase la Juventus durante el resto del primer tiempo. Fue efímero. La Vecchia Signora no logró volver a encimar a Keylor Navas, aunque sí acumuló mejores sensaciones de camino a vestuarios. Un consuelo que no alcanza.

No se sabe qué dijo Zidane, cuál fue su estrategia o qué soluciones vislumbró junto a su cuerpo técnico. Lo único cierto es que el guión cambió radicalmente durante el segundo acto. El partido pasó a ser un discurso histórico del Real Madrid, que protagonizó una de las exhibiciones más exageradas que jamás se ha visto en una final. Sobrecogedor. La Juventus no fue capaz de salir de su campo, perdiendo el balón continuamente en cuando se acercaba a Casemiro, Kroos o Modric. Varane y Ramos acabaron acercándose al ataque por turnos, aburridos de esperar en la retaguardia.

En apenas tres minutos, Casemiro y Cristiano se ganaron la historia. El primero, con un gol que recordó al logrado frente al Nápoles en octavos de final. Arrancó en busca de un rebote desde 30 metros y la reventó. El balón tocó en Khedira, que desvió lo suficiente para que la parábola fuese imparable. El siete, por su parte, fue el más listo al anticiparse en el primer palo a un centro raso de Modric desde el primer palo. Nadie acudió a por el balón, salvo Ronaldo, que no perdonó casi sin ángulo.

Fueron 180 segundos de locura que hundieron a la Juventus con media hora de juego por delante. Técnicamente aún era posible soñar con la remontada, o al menos, con forzar la prórroga. No dio ni para soñar. Estaba más cerca el 4-1 que el 3-2, y así fue. En la recta final, con todos los cambios hechos, Marco Asensio volvió a citarse con el futuro cerrando el marcador. Porque lo que asusta del Real Madrid no es solo su magnífico presente, sino las promesas que firma cada partido. En el Imperio de Zidane nunca se pone el sol.

  • Ficha técnica

REAL MADRID: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Modric, Casemiro, Kroos (Morata, 88'); Isco (Marco Asensio, 82'); Cristiano Ronaldo y Benzema (Bale, 77')

JUVENTUS: Buffon; Dani Alves, Chiellini, Bonucci, Alex Sandro; Khedira, Barzagli (Cuadrado, 66'), Pjanic (Marchisio, 70'), Dybala (Lemina, 77'), Higuaín y Mandzukic

Goles: Cristiano Ronaldo (20' y 63'), Mandzukic (27'), Casemiro (60') y Marco Asensio (90')

Árbitro: Felix Brych. Expulsó a Cuadrado por doble amonestación (71' y 84'). Amonestó a Dybala (12'), Sergio Ramos (31'), Carvajal (42'), Toni Kroos (53'), Pjanic (65'), Alex Sandro (69'), Marco Asensio (91')

Estadio: Millennium Stadium.

Twitter: @NJSaez

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies