Portugal certifica su favoritismo en la Confederaciones (0-4)

Portugal certificó su pase a las semifinales de la Copa Confederaciones tras golear a Nueva Zelanda en el último partido de la fase de grupos. Cristiano Ronaldo volvió a marcar y adelantó a los suyos a la media hora, esta vez de penalti. Bernardo Silva amplió la distancia antes del descanso, mientras que André Silva y Nani anotaron en la recta final.

Tras un empate que supo a derrota y una victoria por la mínima ante la anfitriona, la actual campeona de Europa pudo al fin disputar de un plácido partido ante la selección más humilde de la Copa Confederaciones. El conjunto de Fernando Santos pasó por encima de Nueva Zelanda, que solo pudo mantener el tipo durante la primera media hora.

Podía ser una jornada idónea para rotar y dar minutos a los menos habituales, aquellos que ya tienen casi imposible jugar en lo que resta de torneo (semifinales y final), pero el fútbol internacional es bastante proclive a las sorpresas y el técnico luso prefirió no arriesgar. Con prácticamente todos los titulares, Nueva Zelanda no tuvo nunca opción de poner en dificultades a su rival.

De hecho, Hudson confirmó que todo había salido mal cuando en apenas 37 minutos realizó la primera sustitución y cambió completamente el planteamiento. De una ultradefensiva línea de cinco zagueros pasó a una de cuatro, aunque no sirvió de mucho. Portugal ya ganaba 0-1 después de que Cristiano Ronaldo transformase por la escuadra un claro penalti de Tom Doyle sobre Danilo Pereira.

El madridista, André Silva, Quaresma y Bernardo Silva fueron los más activos en ataque del equipo portugués, que resolvió el encuentro casi de corrido. Fue el flamante fichaje del Manchester City, el traspaso más caro de lo que llevamos de verano, quien hizo el 0-2 tras una gran jugada de Eliseu por la banda izquierda. El ex malaguista apuró hasta la línea de fondo y la puso al corazón del área, donde apareció Bernardo Silva para rematar a gol. La mala noticia, que se dobló el tobillo tras tropezar con su marcador, que se lanzó para intentar taponar el disparo.

El extremo no pudo continuar y fue sustituido en el descanso por Pizzi. Con más del 60% de la posesión para Portugal, Nueva Zelanda cedía cada vez más terreno, provocando que las llegadas fueran constantes. Ahí fue donde Marinovic se erigió como el mejor jugador neozelandés, dando una exhibición bajo palos. Detuvo ocasiones clarísimas a Cristiano Ronaldo, André Silva y Nani, cada una más difícil que la anterior.

Aún así, la Campeona de Oceanía tuvo la ocasión de hacer el gol del honor a la hora de partido. Tom Doyle progresó por la banda izquierda y trazó un pase raso perfecto al segundo palo, donde Wood llegó desde atrás para rematar a gol. Bruno Alves se lanzó al suelo providencial, evitando el tanto del jugador del Leeds.

Hubo que esperar a los últimos diez minutos para que Portugal rompiese definitivamente el partido, alcanzando la goleada. Primero, fue André Silva quien disparó las expectativas del Milan con un golazo que justifica su traspaso. El delantero arrancó en el centro del campo tras un buen robo de Quaresma, avanzó hasta la frontal del área, rompió a su marcador por fuera y la clavó e la escuadra del palo largo con un disparo cruzado.

En el 90, Nani cerró la cuenta con un buen disparo desde la frontal. El valencianista recibió fuera de área, caracoleó al defensor que trataba de frenarle y encontró el hueco perfecto para pegarle duro a portería. Marinovic no pudo hacer nada esta vez. Final feliz para un cómodo envite de Portugal, que volverá a pelear por un título continental un año después.

Twitter: @NJSaez

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies