Claudio Bravo detiene a Portugal y mete a Chile en la final (0-0)

Chile jugará la final de la Copa Confederaciones tras ganar a Portugal en la tanda de penaltis. Tras un partido en el que ambas selecciones dispusieron de varias ocasiones para hacerse con la victoria, finalmente hubo que jugar 120 minutos y lanzar seis penaltis para encontrar un ganador. Claudio Bravo fue el héroe deteniendo todos los lanzamientos lusos

Cuando la eliminatoria tiene que decidirse en una tanda de penaltis y anda Chile en la encrucijada, poco hay que hacer. La Roja 'original' está en Rusia defendiendo a Sudamérica gracias a los 11 metros. Y por partida doble. Primero doblegó a Argentina en 2015 en la Copa América tradicional y, un año más tarde, en la edición especial del centenario. Misma final, mismo procedimiento. Infalibles.

En Kazán no estaba Sampaoli, pero sí Pizzi y el mismo espíritu que ha catapultado a Chile en los últimos años. Con un estilo bastante similar al que llevó a Portugal a lo más alto en Francia, los sudamericanos supieron aguantar en los momentos más duros, generar ocasiones a la contra y acabar encontrando la fórmula para arrebatar el balón a los de Fernando Santos y acabar la prórroga rozando una victoria merecida.

El partido comenzó con una Portugal dominadora, llegando con facilidad al área de Bravo. Las cosas del fútbol, la primera gran ocasión del encuentro fue de Chile. Alexis Sánchez actuó con la rapidez que le caracteriza y filtró una gran asistencia entre los centrales a Vargas. Solo ante Rui Patrício, el portero estuvo a la altura de las circunstancias y achicó bien, ganando el uno contra uno.

Apenas un minuto después, Cristiano recibió en la banda izquierda en una veloz jugada de ataque y aprovechó un desajuste en la defensa chilena para asistir a André Silva, quien llegaba en solitario al segundo palo para fusilar a Claudio Bravo. Al igual que su homólogo luso, el guardameta reaccionó como una pantera, avalanzándose sobre el delantero para tapar portería y dejarle sin opciones.

A partir de la media hora, el partido cambió. El dominio de Portugal desapareció y Chile recuperó terreno, igualando el choque. Los de Pizzi disfrutaron de dos ocasiones más, las últimas del primer tiempo, gracias a Aránguiz. Primero, un cabezazo dentro del área que se marchó suave, impredecible, cerca de la escuadra izquierda. Después, una desafortunada volea tras un intento de chilena de Arturo Vidal.

La segunda parte mantuvo el discurso de los minutos finales del primer acto, aunque se enfrió aún más conforme se acercaba el pitido final. Santos y Pizzi dieron por segura la prórroga, contagiando a sus jugadores, que apenas lograron acercarse a la portería contraria a base de jugadas a balón parado o disparos lejanos. A destacar, la calamitosa puntería de André Gomes desde la frontal. Ahora que se acercan numerosas ferias veraniegas en distintas localidades de nuestro país, el portugués pareció homenajear a sus escopetas con disparos dignos de Humor Amarillo. Hubo algunos que acabaron en saque de banda.

La prórroga no cambió el guión hasta su segundo tiempo. Ahí fue cuando Chile dio un paso al frente e intentó evitar, quién lo diría, la tanda de penaltis. Si Portugal acabó los 90 minutos reglamentarios siendo ligeramente superior a su rival, en los últimos 15 de la prórroga fueron los de Pizzi los que pidieron la victoria con más fuerza.

Primero, un error garrafal teniendo en cuenta que el VAR supuestamente debería evitarlos. Fonte cometió un claro penalti al pisar el tobillo de Silva dentro del área, pero el colegiado no vio nada y sus compañeros en la sala de vídeo, tampoco. Absurdo. Después, Arturo Vidal y Rodríguez protagonizaron la carambola de la noche. El centrocampista del Bayern mandó al palo un duro disparo desde la frontal y el rechace fue a parar a su compatriota, que remató algo forzado en el área pequeña y acabó exactamente en el mismo lugar. Rui Patrício no daba crédito cuando la bola le cayó en las manos tras rebotar por segunda vez en la madera.

Solo quedaba la tanda de penaltis, donde Chile agrandó aún más su leyenda. O Claudio Bravo, mejor dicho. El ex del Barcelona, algo denostado esta campaña en Inglaterra, recuperó su mejor versión siendo el héroe de la noche. Alentó a sus compañeros con una épica charla antes de los lanzamientos y después atajó todos. Los tres que llegó a lanzar Portugal por medio de Quaresma, Moutinho y Nani (de manera lamentable, todo sea dicho). Vidal, Aránguiz y Alexis cumplieron con su cometido. Van tres finales internacionales para Chile en apenas dos años. La nueva potencia sudamericana.

  • Ficha técnica

PORTUGAL: Rui Patrício; Cedric, Bruno Alves, Fonte, Eliseu; André Gomes (Gelson Martins, 116'), William Carvalho, Adrien Silva; Bernardo Silva (Quaresma, 83'), André Silva (Nani, 76') y Cristiano Ronaldo

CHILE: Bravo; Isla (Fuenzalida, 120'), Medel, Jara, Beausejour; Aránguiz, Marcelo Díaz, Pablo Hernández (Silva, 112'), Vidal; Vargas (Rodríguez, 86') y Alexis Sánchez

Árbitro: Alireza Faghani. Amonestó a Jara (23'), William (31'), André Silva (43'), Pablo Hernández (51'), Fonte (96'), Bruno Alves (111') y Cedric (114')

Estadio: Kazan Arena.

Twitter: @NJSaez

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies