La vida sigue igual en Can Barça con Leo Messi (0-2)

El FC Barcelona se llevó los tres puntos de Mendizorroza gracias a Leo Messi. El argentino, que falló un penalti en el primer tiempo, marcó los goles del partido en la segunda mitad y pudo hacer un hat-trick de no estrellar un balón en el larguero. El Alavés perdonó antes del primer tanto azulgrana y lo acabó pagando.

Hay cosas que nunca cambian. En una semana marcada por la esperadísima llegada de Ousmane Dembélé, erigido como el salvador culé tras la traumática salida de Neymar, el héroe volvió a ser el mismo. Leo Messi se echó el equipo a la espalda (donde más tiempo pasa) y rescató tres puntos en Mendizorroza para un Barça que sigue lejos de su mejor versión, pero cerca de la cima de LaLiga. Por lo pronto, suma seis de seis.

Ante el Alavés, al Barça nunca le faltó el balón, pero sí lo que Valverde lleva semanas reclamando: profundidad. A la espera de que Dembélé debute y encaje, Deulofeu y Aleix Vidal no ofrecieron grandes alternativas. Iniesta, encargado de la creación, hizo lo que pudo físicamente, recién salido de su lesión. Es duro decirlo de uno de los mejores futbolistas de la historia de España, pero Coutinho le mandaría al banquillo con facilidad. Incluso Rakitic debería estar por delante.

Tras varios intentos desde fuera del área de Leo y Deulofeu, el Alavés disparó la euforia de Mendizorroza con la primera ocasión para los locales. Ibai y Pedraza conectaron una pared, superaron a Piqué (que sigue en Harvard) y cedieron un genial pase al segundo palo para Sobrino, que completamente solo falló un gol cantado. Una jugada que despertó a la hinchada, aunque estaba en fuera de juego.

No sería la única oportunidad del delantero. El ex del Castilla apareció poco después para aprovechar un error de Piqué y volar hacia el área de Ter Stegen. El alemán, impenetrable, se creció y ganó la batalla del mano a mano. El poco peligro del primer tiempo lo generó el conjunto de Zubeldia, hasta que apareció Del Cerro Grande. El colegiado señaló penalti después de que Ely y Piqué disputasen un balón aéreo que el central culé intentó rematar de chilena. Messi cogió el balón, respiró profundo y falló. Pacheco adivinó su lanzamiento.

Así fue como se llegó al descanso, que no cambió demasiado. De hecho, el segundo tiempo arrancó con el Alavés perdonando el 1-0 tras un centro de Ibai que Manu no alcanzó a mandar a la red. Fue la última gran oportunidad que perdieron los locales de encauzar el partido. Poco después, Leo Messi imponía su ley. Primero, después de que Jordi Alba progresase por la banda izquierda tras una pared con Iniesta, entrase en el área y cediese atrás para la llegada del 10. 0-1 y gol 350 del argentino en LaLiga.

10 minutos más tarde, en el 66, la Pulga terminaba de atar los tres puntos a pase de Paco Alcácer. El delantero tiró de picardía para recoger un mal despeje de Alexis Ruano y asistió a Leo, que no perdonó ante Pacheco el 0-2. Pudo haber hat-trick, pero el larguero impidió en la recta final que Messi se llevase otro balón a casa.

El partido fue tan plácido que Ernesto Valverde incluso dio entrada a Paulinho, quien pudo disputar sus primeros minutos como azulgrana. Dio la sensación de que incluso Dembélé podía haber saltado al terreno de juego. De momento, el ruido no afecta a los números del Barça, que cumple con lo prometido.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies