91 años en verde y negro

El modesto equipo de Sassuolo, situado en la Emilia-Romagna y que cuenta con apenas 41.000 habitantes, dio la campanada en la pasada jornada de la Serie A al conseguir un punto en el Olímpico ante la imparable Roma de Rudi García. Te traemos su gran historia.

En el fútbol, los focos suelen centrarse en los grandes equipos, pero de vez en cuando conviene pararse a ‘investigar’ la historia de otros conjuntos más modestos cuya trayectoria nos hace ver algunos detalles emocionantes.

Este es el caso del Sassuolo, un equipo que podríamos equiparar con el Villarreal en España, cuyo crecimiento está ligado a Fernando Roig.  En el caso de los italianos el gran progreso experimentado en las últimas décadas es debido a la aportación de Giorgio Squinzi, presidente de la empresa Mapei que ya fue patrón de uno de los grandes equipos ciclistas de los últimos tiempos. El propietario italiano apartó el fútbol en los 90 para centrar sus esfuerzos en el deporte de dos ruedas y esto fue acusado en el club, al cual volvería en 2005.

Este modesto club que hoy en día compite en la élite, estuvo bajo las órdenes del que hoy es entrenador del AC Milan, Massimiliano Allegri, que logró un ascenso a la Serie B en la 2007-2008 que le sirvió para darse a conocer en Italia y firmar por el Cagliari de Serie A. El conjunto verdinegro logró el ascenso la pasada temporada con sólo tres jugadores extranjeros: Valeria, Yiadon y Raman.

Podemos extraer varios detalles curiosos que hacen aún más meritorio el hecho de competir en la máxima categoría del fútbol italiano. Con apenas 2.000 socios, mujeres y niños menores de 16 años disponen de entradas por 1 euro, algo difícil de creer si lo enfocamos con el prisma del fútbol español.

Entradas a precios más que populares para llenar un estadio que ni siquiera es suyo, el Alberto Braglia, situado a 30 km de Sassuolo, en Módena. Su feudo real es el Enzo Ricci, de 5.000 localidades y que no superaba ya el reglamento para competir en la Serie B. Los colores verdinegros que tiñen las gradas del Alberto Braglia deben su origen a las camisetas que les regaló el Lancaster británico en 1922.

Pese a su mal inicio en la presente campaña –debutan en la máxima categoría- parece que los de Eusebio Di Francesco han comenzado a adaptarse a la categoría y empiezan a salir de la zona baja. Después de que en las primeras jornadas el Inter les endosara un contundente 0-7, el pasado fin de semana se llevaron un punto en el descuento en casa del líder.

Este es el Sassuolo, uno de los clubes con más historia de la Liga Italiana fundado en 1922 y cuya modestia no es un impedimento para llevar al límite a los gigantes de la Serie A.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies